Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Martes 21 de septiembre del 2021.- Resulta incongruente que mientras las autoridades crean leyes para proteger la vida animal, la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronuncie  a favor de la despenalización del aborto, lamentó el Obispo de la Diócesis de Tepic, Luis Artemio Flores Calzada.

Para la Iglesia Católica la vida comienza  desde el momento de la concepción, y ésta, es lo más valioso de la creación.

“Como parece contradictorio, hay leyes para proteger a los animales, y claro que hay que protegerlos, los huevos de las tortugas, etc, pero hay que proteger lo más valioso: el ser humano”.

Flores Calzada, dejó en claro que la Grey Católica no está contra la mujer que haya fallado o sufra abuso sexual, al contrario, merecen todo el apoyo no solo de la Iglesia sino de la sociedad en su conjunto.

“Que quede bien claro, todo ser humano, tanto la mujer como los niños, ¡fuera feminicidios!, ¡fuera abusos a la mujer! pero también fuera abusos contra los niños –que también hay muchos abusos- y contra los inocentes que están en el seno materno”, reiteró el Obispo.

Y es que los niños desde el vientre de la madre, tienen derechos y hay muchos casos de personas  que iban a ser abortados por sus mamás  pero no fue así y al crecer se volvieron grandes personajes en la historia.

Por eso, hizo un llamado a las autoridades para que recuerden que les toca buscar el bien de su pueblo, no el mal, “la vida, no la muerte”.

Mostró su alegría porque un gran número de médicos de la Universidad Autónoma de Nayarit  mostraron su decisión de no practicar abortos porque son médicos para cuidar la salud de los pacientes, no para la muerte.

“Que lo escuchen todos los gobernantes porque están para buscar el bien y no para imponer cosas contrarias a la vida y a la sociedad”, reiteró el Obispo.

En otro tema, Flores Calzada se mostró optimista con el papel que desempeñará el nuevo gobernador de Nayarit, Miguel  Ángel Navarro Quintero quien tiene muy claro que el mejor servicio a la comunidad es “servir a los demás y no servirse del pueblo” y aprovechar el cargo para enriquecerse o dominar, sino para servir.