*Se niegan a hacerle auditoría al ex gobernador, Antonio Echevarría García; resultaron más arrastrados que los diputados del PRI y el PAN de la pasada legislatura

*El pueblo votó por ellos para que defiendan sus intereses, no los del más corrupto gobernador que ha tenido Nayarit

Por: Servio Tulio Berumen

Tepic, Nayarit.- Viernes 24 de septiembre del 2021.- Los nayaritas están que echan lumbre por la boca, debido a que los diputados de Morena y sus aliados de la actual legislatura, resultaron más arrastrados y sumisos que los del PRI y el PAN de la anterior legislatura, ya que se niegan -a pesar que es su obligación- hacerle auditoría a las cuentas del gobierno de Antonio Echevarría García.

De la noche a la mañana, metieron “reversa” a la auditoría contra el Gobierno de Toño Echevarría García; ahora todo mundo se pregunta: ¿Por qué en Michoacán SÍ, y por qué en Nayarit, NO?.

Antonio Echevarría García. Ex gobernador de Nayarit.

Todo mundo recuerda, que antes de la Toma de Protesta del Gobernador, Miguel Ángel Navarro, la Presidenta del Congreso del Estado, Alba Cristal Espinoza, anduvo declarando a la prensa que “se iba a castigar a todos los funcionarios del gobierno de Toño que resultaran responsables de desvíos de recursos públicos”.

Sin embargo, después del acto de Toma de Protesta de Navarro, Alba Cristal, ya no es la misma, de repente se le olvidó la auditoría contra el gobierno de Toño.

Cuando sabe perfectamente, que una de las obligaciones de los diputados, es la fiscalización de los recursos públicos, es un mandato constitucional, es una facultad irrenunciable,  donde no caben los pactos políticos de impunidad, porque se cometerían delitos de corrupción y delitos de omisión, por el que se castigaría a los diputados de tres hasta cinco años de cárcel e inhabilitación de 10 a 20 años para no ocupar ningún cargo público. 

Incluso, lo más preocupante es que la Auditoría Superior del Estado (ASEN), lleva 9 meses de retraso, sin entregar el Informe de Resultados de la Auditoría 2020 de los Tres Poderes del Estado, Ayuntamientos, Organismos Autónomos y Organismos Públicos Descentralizados y Alba Cristal y los demás diputados andan felices y contentos, sin cumplir con sus obligaciones constitucionales.

Y esta grave irresponsabilidad, es culpa de los partidos políticos, quienes postulan candidatos por favores políticos, compra-venta de candidaturas y gente improvisada que ni siquiera cursó un diplomado de 40 horas en materia legislativa, por lo que no tienen ni los más mínimos conocimientos del funcionamiento de una legislatura.

Esto es lo que le ocurre a la Presidenta del Congreso del Estado, quien sin explicación alguna, ya le dio reversa a la auditoría contra el gobierno de Toño y a la revisión de la Cuenta Pública del 2020, que lleva 9 meses de retraso.

El problema, es que los nayaritas ya están pensando que los legisladores de Morena y sus aliados fueron “maiceados” por Toño.

Ya que están viendo que el Gobernador electo de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, sin siquiera haber asumido el cargo, ya hizo convenio con el Titular de la ASF, para que se le practique una auditoría al 100 por ciento del presupuesto -75 mil millones de pesos- que se le autorizaron al gobernador, Silvano Aureoles; entonces, esto está muy raro, ¿por qué en Michoacán sí?, y por qué en Nayarit, NO?, cuestionan miles de nayaritas.

La líder del Congreso, Alba Cristal, tiene la obligación ineludible de dar la cara y explicarle a los nayaritas, cuáles son las razones que tiene para no cumplir con una de sus principales responsabilidades, que es la de velar por la honesta y eficaz aplicación de los recursos públicos y que estos se apliquen estrictamente de acuerdo a la Ley de Egresos del gobierno del estado, de no hacerlo así, estará incurriendo en graves violaciones a sus responsabilidades o a lo que marca la Ley.