*Con la reforma que busca el presidente en el sector eléctrico se cancelan los permisos de generación eléctrica otorgados al sector privado

México; viernes 1 de octubre del 2021/agencias.- Con el planteamiento de que la reforma de 2013 significó un cambio normativo de carácter regresivo, la iniciativa del Ejecutivo de reforma a los artículos 25,27 y 28 de la Constitución en materia energética cancela los permisos de generación eléctrica otorgados y los contratos de compraventa de electricidad con el sector privado, así como las solicitudes pendiente de resolución.

En la exposición de motivos de la iniciativa se señala que los cambios del 2013 permitieron el establecimiento de un sistema eléctrico nacional cuyos verdaderos objetivos fueron el despojo, la desaparición de las empresas energéticas del Estado y el otorgamiento de beneficios ilimitados al sector privado.

De esa manera se instrumentó el desmantelamiento de una industria eléctrica de carácter integral y se debilitó el Sistema Eléctrico Nacional, así como la seguridad energética y la nacional.

La propuesta del Ejecutivo plantea que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se convierta en el organismo del Estado responsable del área estratégica de la electricidad, de su planeación y control, y tenga autonomía en el ejercicio de sus funciones y en su administración.

En sus artículos transitorios, destaca que la CFE se integrará como un solo organismo del Estado en forma vertical y horizontal, por lo que se suprimirá la separación de sus empresas subsidiarias y filiales.

Subsistirá la subsidiaria CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos y las filiales CFEnergía, CFE Internacional y CGE Capital y se podrán crear las que se consideren convenientes.

También señala que el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) con sus funciones y atribuciones, se reincorporará a la Comisión Federal de Electricidad.

El documento que ayer fue entregado a la Cámara de Diputados, puntualiza que la CFE distribuirá el 54 por ciento de la energía requerida en el país, mientras las centrales eléctricas de los particulares el 46 por ciento, garantizando los costos más bajos para el servicio público y considerando los costos totales de producción.

Precisa, así, que las centrales eléctricas de autoabastecimiento y construidas a partir de la reforma de 2013 podrán seguir generando electricidad y competir para ofertar los menores costos de producción, para que sea adquirida por la Comisión Federal de Electricidad a través del CENACE.

La CFE celebrará contratos de cobertura financiera bilateral de largo plazo, para la adquisición de energía eléctrica y capacidad generada por el sector privado.

También se explica que la Comisión establecerá las modalidades de contratos necesarias para la adquisición de energía eléctrica y capacidad generada por el sector privado con un régimen especial distinto al establecido en el artículo 134 constitucional, a fin de dar cumplimiento al servicio público de abastecimiento de energía eléctrica en beneficio de los usuarios finales.

La generación procedente de las modificaciones a los permisos de autoabastecimiento que fueron otorgados en contravención a lo establecido en la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, lo que constituye una ilegalidad, no será reconocida ni adquirida por la CFE. Igualmente la generación excedente de los Productores de Energía derivada de permisos sobrepuestos al original de la central, tampoco será reconocida.

La iniciativa refiere que la CFE determinará las tarifas de las redes de transmisión y distribución, así como las tarifas para usuarios finales.

La participación en la generación eléctrica del sector privado se sujetará a la planeación y control a cargo de la Comisión Federal de Electricidad.

Por lo que hace al litio, no habrá concesiones para la explotación y producción de ese mineral. Se mantendrán las ya otorgadas, en las que existan antecedentes de que se inició la exploración.