45% de los sobrevivientes al Covid en Wuhan, han siguen presentado síntomas de Covid, las mujeres tienen mayor riesgo de secuelas sintomáticas

China; domingo 3 de octubre del 2021/agencias.- Un año después, el 45 por ciento de los primeros sobrevivientes al COVID-19 en Wuhan, China, continúan con síntomas.

Varios estudios han informado sobre los síntomas de lo que llamaron COVID persistente. Función pulmonar deteriorada y anomalías en las imágenes del tórax son las secuelas más frecuentes. Sin embargo, la carga de síntomas a largo plazo y los resultados de salud siguen siendo en gran parte desconocidos.

Tras cumplir un año los primeros sobrevivientes a la enfermedad en China, investigadores del Hospital Daping se dieron a la tarea de evaluar los resultados de salud de los pacientes, así como identificar los factores de riesgo asociados.y

Para el estudio, publicado en la revista médica JAMA Network, se analizaron a 2 mil 433 pacientes que habían sido hospitalizados con COVID-19.

Del total de los pacientes, el 45 por ciento informó continuar con la menos un síntoma. El porcentaje fue mayor en los pacientes que estaban en el grupo grave durante la hospitalización. Los síntomas más comunes incluyeron fatiga, sudoración, opresión en el pecho, ansiedad y mialgia.

Descubrieron que una edad avanzada, el sexo femenino y una enfermedad grave durante la estancia hospitalaria se asoció con un mayor riesgo de fatiga.

Por otro lado, el tener una edad avanzada y haber sufrido de una enfermedad grave se asoció con un mayor riesgo de tener al menos tres síntomas después de un año del alta hospitalaria.

Las mujeres tuvieron un mayor riesgo de secuelas sintomáticas a largo plazo.

“El COVID-19 puede afectar múltiples órganos, lo que conduce tanto a daños agudos en los órganos como a secuelas a largo plazo, y estos últimos efectos son motivo de creciente preocupación. Encontramos que la fatiga era el síntoma más comúnmente informado, lo cual es consistente con estudios previos”, señalaron los investigadores.

La fatiga es común después de una lesión pulmonar aguda y se asocia con deterioros sustanciales en la función física y la calidad de vida.