Por Sergio Mejía Cano
Octubre, el mes del moño color de rosa

El 19 de octubre es el día internacional de la lucha contra el cáncer de mama, un mal que ha terminado con la vida tanto de mujeres como de varones y, que se dice, por más luchas que se han emprendido para contener este mal, según reportes a nivel internacional no ha ido a la baja; aunque también se ha documentado que no se ha incrementado de manera considerable, pero que sigue mermando vidas en gran parte del mundo, si no es que en todo el orbe.
Existen organizaciones sociales no gubernamentales, que se destacan por su combate al cáncer de mama, incluso asociaciones civiles que todos los días del año ayudan en lo posible a mujeres y varones afectados por este mal apoyándolos psicológicamente, así como proporcionándoles prótesis y pelucas y se dice, que algunas de estas asociaciones ayudan hasta económicamente a personas de escasos recursos coadyuvando a la vez, en los análisis y consultas de todo tipo, así como exámenes de laboratorio e incluso, en algunos casos, hasta en intervenciones quirúrgicas y hospitalización y medicinas.
Bien por estas organizaciones y asociaciones civiles; pero también un reconocimiento para el Sector Salud que no ceja en su empeño de estar al tanto de la gente que presenta los síntomas de este malestar, así como organizar eventos en donde destaca la prevención, los cuidados y enfatizar que no todo está terminado cuando a alguien se le detecta algún tumo o quistes en las glándulas mamarias, sino que detectado a tiempo, en muchos de los casos es curable y, si ya está avanzado el cáncer, induciendo a los pacientes de ambos sexos a tener los cuidados adecuados para poder conllevar y convivir con este malestar una vida lo más posible normal, como quien dice, lo más llevadera posible dentro de lo que cabe y, dando ejemplos de testimonios que, con los cuidados adecuados, se puede llevar una vida más tranquila.
Pero lo más destacable es que, aparte del Sector Salud que, entre sus normas está el cuidado y protección de la salud, también lo son las organizaciones no gubernamentales y demás asociaciones civiles que llevan a cabo esta lucha contra el cáncer de mama sin afán de lucro, apoyándose a su vez con aportaciones de la población, de empresas y negocios que se involucran en eta lucha. Sin embargo, también se ha visto que es muy necesario que la misma gente participe y que entienda que este mal no espera, por lo que constantemente se informa sobre la auto-exploración corporal para, en caso de notar alguna protuberancia en la zona mamaria, de inmediato acudir al médico o en su caso, quien tenga acceso al Sector Salud o medios para consultar al médico, se haga explorar su organismo por lo menos cada seis meses; aunque por eso también se hace público constantemente respecto a tocarse uno mismo, es decir, la autoexploración corporal.
Cierta vez, allá en los años 80 del siglo pasado, en una reunión con familiares, amigos, conocidos e invitados, se tocó el tema del cáncer de mama, porque cada día se oía más y más sobre este mal, pues si antes se sabía de alguien afectado con este tipo de cáncer, en realidad no era tan difundido como hoy en día, si acaso se sabía, era porque algún familiar lo estaba padeciendo o la comadre de una prima, etcétera. Pero de pronto, como si se haya disparado este mal cuya discreción ya no pudo ser ocultada por algún motivo, quizás para evitar algún tipo de alarma o psicosis que pudiera asustar más a la gente.
En dicha reunión, no faltó alguien que mencionara que posiblemente el cáncer de mama se haya expandido cada día más debido a la vanidad de mucha gente, y esto porque cada día se ponían más de moda los desodorantes anti-transpirantes, los que supuestamente evitan la salida del sudor en el área de las axilas. Y uno de los invitados explicó el porqué podría ser que algo hubiera de esto en la expansión del cáncer de mama, pues había evidencia de que cuando comenzaron a salir al mercado estos desodorantes que evitan la salida del sudor, el cáncer de mama había aparecido en un mayor número de mujeres y varones. Afirmó este invitado que, al no permitir la salida del sudor de las axilas, el líquido se iba acumulando en el área contaminando los ganglios que luego se endurecían tornándose en tumores.
Hace poco, apareció un artículo en msn.com, que decía que el sudor no es grasa corporal, sino un líquido que por ningún motivo se debe impedir su salida del cuerpo, porque por medio del sudor el cuerpo expele toxinas y otras substancias nocivas para la salud corporal.
Sea pues. Vale.