Asunto 1

Hace unos días se llevó a cabo la reunión entre los 3 presidentes de los países norteamericanos.  Es muy diferente la realidad que se vive en Canadá, Estados Unidos y México.  Tal vez, en los primeros dos las condiciones son más semejantes pues la realidad mexicana es muy particular y distante de lo que se vive en el primer mundo. Supongo que, en las reuniones, a pesar de ser del más alto nivel político y diplomático, no todo puede ser seriedad, ¿se imaginan de qué hablaron durante los recesos?

A continuación, un breve ejercicio de imaginación.

  1. Biden. “Justin y Andrés, me da mucho gusto recibirlos en la Casa Blanca.  Hace algunos años, y como seguramente ustedes ya lo saben, fui el vicepresidente durante el mandato de Obama.  Aprendí y me divertí mucho en esa época.  También he ocupado otros cargos en el gobierno, si mi memoria no falla tengo casi 40 años de trabajo ininterrumpido sirviendo a la ciudadanía estadounidense. Me gusta mucho salir a correr, leer y escuchar música de los Beatles, Rolling Stones, y últimamente me gusta Bruno Mars. Y díganme, ¿ustedes qué hacen?
  2. Trudeau. “Hola, Joe y Andrés.  Gracias por recibirnos en el despacho Oval, es muy bonito.  Pues mira, mi papá también fue primer ministro canadiense. Desde pequeño vi lo que era la política y recibí la mejor educación posible.  Siempre me preparé, de manera consciente o no, para llegar a este pueblo.  En nuestro territorio creemos en la diversidad, recibimos a personas de todo el mundo que quieran venir a trabajar y tener un modo honesto de vivir.  Y estoy convencido que tenemos una gran calidad de vida para todos. ¿Y tú qué piensas, Andrés?
  3. Nuestro presidente.  El pueblo de México les agradece a ambos el que nos hayan invitado. Fíjense que nosotros creemos en la honestidad. Somos un gobierno de gente que no roba, no miente y no se mete con los demás.  Nosotros nos inspiramos en los ideales republicanos de Juárez y de “Tata” Cárdenas.  No toleramos ni a los neoliberales, ni a los conservadores.  Y cuando ya esté construido el aeropuerto más grande del mundo, el Felipe Ángeles, y la refinería Dos Bocas, ustedes serán los invitados de honor para inaugurarlas. Tenemos un proyecto para sembrar arbolitos, la otra vez, la semana pasada, lo presenté en la ONU, y creo que los presidentes de todos los países del mundo les llamó la atención lo que hacemos en México y piensan replicarlo.  Ya no recuerdo si este es mi segundo o tercer mandato pues ya he sido presidente legítimo varias veces.  Encarcelamos hace poco al ex director de PEMEX, ese tipo es parte de la mafia del poder. Ya nunca volverá a hacerle daño a nadie. En fin, ya me tengo que ir porque mañana salgo temprano rumbo a México y mi avión comercial sale de madrugada. Me dio gusto verlos y les invito unos tamales de Chipilín para cuando vayan a mi rancho.  

De esta forma es como me imagino- más o menos- que todo transcurrió en Washington. ¿Qué le parece?

Haciendo a un lado las líneas anteriores, ¿qué tanto había acordado y conseguido nuestro presidente? Espero que, por el bien de todos, haya sido mucho.  Ojalá que acordarán cosas sobre el presente inmediato y el futuro de la región y la forma en la que van a competir contra China, por poner un ejemplo.  En materia de derechos humanos, ¿México se atreverá a “señalar” a los cubanos después de haber tenido como invitado de honor a su presidente? ¿qué tanto se ganará en este tipo de reuniones? ¿qué pensarán nuestros vecinos del norte de nosotros?

Hasta la próxima.

Luis Fajardo Velázquez

luisefeve@hotmail.com