El portavoz de la empresa anglo-neerlandesa, Curtis Smith, apuntó el final de 2021 “como fecha de cierre para la transferencia”

México; martes 30 de noviembre del 2021/agencias.- Una revisión de seguridad nacional retrasó la venta de la participación de control de Royal Dutch Shell en la refinería de Deer Park, en Texas, a su socia Pemex, informó este martes la empresa anglo-neerlandesa.

Shell anunció en mayo que vendería su participación del 50 por ciento en la refinería que produce 302 mil 800 barriles por día a Pemex por alrededor de 596 millones de dólares. Se esperaba que la venta se cerrara tan pronto como el miércoles.

La aprobación del poderoso Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos (CFIUS) es el último obstáculo para transferir el control total de la refinería de Texas a Pemex, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

“Aunque esperábamos poder concluir la venta de la refinería Deer Park antes en el proceso de revisión del CFIUS, seguimos apuntando a finales de 2021 como fecha de cierre para la transferencia de la participación de Shell en la refinería”, sostuvo el portavoz de Shell, Curtis Smith.

Pemex no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios. Un portavoz del CFIUS declinó hablar al respecto.

“No hay una nueva fecha de cierre“, dijo una de las personas familiarizadas con el asunto. “Podría ser la próxima semana. Podría ser a principios del próximo año”, añadió.

El representante estadounidense Brian Babin, un republicano que representa al sureste de Texas, indicó en junio que tenía “importantes preocupaciones” sobre el acuerdo y pidió a los departamentos del Tesoro y de Energía que hicieran una revisión completa de la venta.

Babin agregó que “no está seguro de que Pemex tenga los medios corporativos para operar una instalación de este tipo en Estados Unidos”, según su carta del 21 de junio a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y a la secretaria de Energía, Jennifer Granholm.

Según el acuerdo de venta, Shell mantendrá el control de su planta química vecina, de su propiedad absoluta, y tendrá sólo una refinería en Estados Unidos, la planta de 230 mil 611 barriles por día en Norco, Luisiana.