“Más cruel que el olvido es la desaparición”, de Lourdes Consuelo Pacheco Ladrón de Guevara

Por: Arcelia García Ortega

Tepic, Nayarit.- Martes 30 de noviembre del 2021. La presentación del libro se hizo por parte de la Universidad Autónoma de Nayarit, con la presencia de colectivos de familiares de desaparecidos, comunidad universitaria y medios de comunicación, en la Casa Fenelón, este pasado lunes a las 6 de la tarde.

La gran escritora nayarita, Lourdes Pacheco, honra la memoria de las víctimas y hace luz con esas mujeres que van buscando a sus hijas en la intemperie de las fosas, o de los juzgados, en las fauces de un sistema que les ha dado la espalda.

Coleccionó notas de prensa, e historias de vida, hallazgos, nombres y fechas, y trasladó todo a un poemario.

Manifiesta Lourdes que este libro es una respuesta de arte, porque el responder a la muerte con el arte, también te instala en un lugar de la ilusión y la esperanza; no se cierra el ciclo, se sigue buscando los restos para cerrar el ciclo de la maternidad, paternidad, de la hermandad, por eso debemos leerlo todas y todos, para saber que es una problemática de nuestra época y de actuar en consecuencia.

“Espero que estas muertes no queden silenciadas, sino que hagamos un testimonio, en este caso desde la Universidad, para decir que no somos insensibles a estos problemas,  yo espero que lo puedan leer estudiantes, trabajadoras, profesoras y la sociedad en general, porque no debemos ser indiferentes, por eso hacemos este testimonio”.

Este libro, surge fundamentalmente de la realidad social, cuando abres los periódicos te encuentras noticias de feminicidios y desapariciones.

No es un documento sociológico; narrar desde el dolor de las madres solamente se puede dentro del formato de la poesía, por eso seleccioné esto que es prosa poética o poesía.

Se retrata el dolor de las madres de haber perdido a hijas e hijos, la esperanza de encontrar sus restos para llevarlos a casa.

Son 60 poemas y en cada uno como corolario del poema, aparece la síntesis de la nota roja.

El No. 60 dice así:

Madres nuestras que están en la tierra

Acógenos

Grita nuestros nombres

Abrázanos

Alberga nuestros cuerpos

Rodeános

Mantén vivos los recuerdos

Júntanos

Sueña ¡estamos vivas!

Rastrea nuestras pisadas

Míranos

Tráenos de vuelta

Exige justicia

Violenta todas las puertas

Nómbranos

Desploma el universo

Pregona nuestras caras

Devuévenos

Aúlla las ausencias

Ruge en el silencio

Ruge en el silencio

Sacude las primaveras

Brama

Clama

Madres nuestras que están en la tierra. ¡Regrésanos a casa!