La investigación del Centro Médico Beth Israel Deaconess también demostró que los niveles de anticuerpos aumentaron en los voluntarios que recibieron una tercera dosis de Pfizer

EE.UU; martes 7 de diciembre del 2021/agencias.- La aplicación de una vacuna de refuerzo contra el COVID-19 de la farmacéutica Johnson & Johnson en personas que previamente recibieron el biológico de Pfizer aumenta su inmunidad, reveló un estudio.

Investigadores del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston llevaron a cabo un estudio en 65 personas vacunadas con Pfizer.

Seis meses después de la segunda dosis, los investigadores le dieron a 24 de los voluntarios una tercera dosis de la vacuna Pfizer, y a 41 personas la de Johnson & Johnson.

Los resultados demostraron que, aunque ambas marcas de vacunas aumentaron la cantidad de células T que combaten el SARS-CoV-2 y que son importantes para una protección duradera, el aumento de estas células, administrado por la vacuna Johnson & Johnson, fue dos veces mayor que el de Pfizer.

La investigación, que fue dada a conocer el pasado 5 de diciembre, también demostró que los niveles de anticuerpos aumentaron en los voluntarios que recibieron una tercera dosis de Pfizer, pero posteriormente disminuyeron en un cuarto para la cuarta semana.

El refuerzo de Johnson & Johnson, por el contrario, duplicó los niveles de anticuerpos entre la segunda y la cuarta semana.

Estos resultados contrastan con los revelados en meses anteriores. En octubre, un ensayo clínico de “combinación y combinación”, organizado por los Institutos Nacionales de Salud, informó que las tres vacunas autorizadas, de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, provocaron un aumento de los niveles de anticuerpos cuando se usaron como refuerzo, pero que precisamente la inyección de Johnson & Johnson había proporcionado una menor protección que las demás.