El papa Francisco salió del Vaticano el domingo para caminar por las calles vacías de Roma para rezar por el “fin de la pandemia”. Durante su caminata, visitó “dos importantes lugares de peregrinación en Roma para rezar por la ciudad y el mundo”, señaló el comunicado de prensa del Vaticano

El primer sitio es el antiguo ícono de Maria Salus Populi Romani en la Basílica de Santa María la Mayor, y el otro al pie de un crucifijo de madera que protegió a Roma de una gran plaga. Más temprano en el día, el pontífice dio su bendición semanal a una Plaza de San Pedro inquietantemente vacía, mientras Italia permanece cerrada.

El Vaticano publicó fotos y videos que muestran al papa Francisco caminando en una desolada Via del Corso. Una de las calles principales del centro histórico de Roma, la Via del Corso, está normalmente llena de turistas.