Pudieran ser potencialmente efectivos

México. Miércoles 01 de abril del 2020.- Agencias.-
Existen cinco medicamentos que tienen “potencialmente un efecto contra el Covid-19”, expuso Gustavo Reyes, titular de la Comisión coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad, el martes en conferencia de prensa.
“En primer lugar remdesivir, en segundo lugar la hidroxicloroquina, en tercer lugar la combinación de hidroxicloroquina con azitromicina y en cuarto lugar tocilizumab, que es un anticuerpo dirigido contra una molécula en las células que impediría la inflamación sistémica que finalmente es lo que conduce o el daño a los tejidos, al daño pulmonar en particular, no exclusivamente pulmones, sino también otros órganos, y el propósito de este último medicamento es evitar ese daño o reducirlo lo mayor posible”, expuso.
“Y, finalmente, un método que se llama plasmaféresis o la obtención de plasma, el componente líquido de la sangre de los pacientes que han superado la infección y que han estado muy gravemente enfermos y con altos títulos del virus, que para tratar de trasladar o pasar el plasma a personas que están sufriendo la enfermedad”, anotó.
Reyes precisó que “los cinco protocolos están en terminación de los trámites que hay que hacer. Recuerden siempre que el principio médico fundamental es no dañar, o sea, no se puede utilizar un medicamento de buenas a primeras solamente porque alguien dice que puede ser útil, sino que se tiene que seguir un proceso: primero, escribir el protocolo, en segundo lugar someterlo a un comité de ética que está compuesto de integrantes con ciertos criterios y, en tercer lugar, también a un comité de bioseguridad, todo esto con el propósito de no dañar con el medicamento que se quiere probar o se intenta probar, como se está haciendo en otras partes del mundo, en México es igual”.
“Después de que se ha comprobado que no daña y algunos de los medicamentos que les he descrito se tiene amplia experiencia de que no perjudiciales, por tanto, da inicio a un ensayo clínico controlado, que es el nombre técnico correcto de un experimento en humanos, el evaluado éticamente para ser conducido en los pacientes con enfermedad grave, no exclusivamente grave, sino también en una etapa moderada, una etapa leve, inclusive o de manera de profilaxis”, abundó.
“Los tres ensayos clínicos que ya han recibido la aprobación por el comité de ética, incluso Cofepris, para empezar, son el de remdesivir, el de hidroxicloroquina y el tercero es con tocilizumab”, puntualizó. “En la historia de la enfermedad hay un periodo de incubación donde no hay síntomas, que puede ser en promedio de cinco días aproximadamente, cinco a seis días, inician los síntomas donde hay una carga de virus en los tejidos, el tejido de todo el tracto respiratorio, en ese momento hay fiebre, hay tos, pero estimula a su vez una inflamación de todo el organismo humano, que es donde puede causar daño al tejido pulmonar, inflamación sobre todo, y puede expresarse clínicamente con falta de aire, que es el síntoma de alarma más importante, una persona que tiene COVID-19 y que es un signo que debe de hacer pensar que esa persona deber ser atendida en un hospital.
“Y, finalmente, si no se detiene esa inflamación, aun cuando ya no haya virus en el cuerpo humano, esa inflamación puede causar la muerte de una persona infectada por el SARS coronavirus 2”, abundó.
“¿En qué momento iniciar los tratamientos? Puede iniciarse en una etapa temprana, una etapa intermedia o en una etapa tardía, lo que estamos proponiendo es que en una etapa temprana e intermedia se utilice hidroxicloroquina y remdesivir, incluso también en pacientes graves, y el tocilizumab en esta fase de una enfermedad grave”, puntualizó.
“Los otros dos protocolos, sobre todo el de plasmaféresis, para tratar de buscar el control en personas que ya tienen enfermedad, está en proceso de ser sometido a los comités de ética correspondientes para saber si es aprobado, que probablemente lo sea, sea conducido a la brevedad posible”, finalizó. Al respecto, el subsecretario Hugo López-Gatell indicó que “la población no debe asumir que los medicamentos que se han señalado son medicamentos ya conocidos como útiles para combatir o controlar o tratar al virus SARS COV-2 causante de la enfermedad COVID”.
“Que quede muy claro, esto es investigación clínica sobre el uso de estos medicamentos, algunos medicamentos ya se usan para otras enfermedades, pero no hay todavía una autorización sanitaria ni una prueba científica contundente que indique que estos medicamentos pueden o deben usarse de manera segura para tratar el COVID”, concluyó el subsecretario.