Aunque las indicaciones de quedarse en casa para evitar la propagación del coronavirus son muy claras e insistentes, algunas personas aprovecharon para salir en familia y visitar el mar, pero las autoridades terminaron con su “vacaciones” en Sinaloa y Nayarit.

Con sobrevuelos de helicópteros y personaldel Ejército, la Guardia Nacional, Marina y Policía Estatal Preventiva en tierra, se logro localizar a familias que estaban acampando en varias playas, razón por la cual fueron desalojados y obligados a abandonar la zona en el estado vecino de Sinaloa.

En la isla Altamura, del municipio de Angostura, más de 300 familias que desde inicios del mes cruzaron en lancha y se instalaron en campamentos para disfrutar las “vacaciones” en las playas han sido desalojadas por la Marina.

En el municipio de Navolato, en las playas del Tambor el ayuntamiento levanto bardas como barrera y abrió zanjas para evitar que las familias acamparas por una semana como dicta la tradición. Aun así, con un helicóptero, localizaron tres familias por lo que el ejercito y policías estatales y municipales procedieron a retirarlos. Cerca de la playa del Pozole, del municipio de San Ignacio, desde el aire fueron detectados más “turistas”.

De acuerdo con la Secretaria de Seguridad Pública de aquel estado se mantienen sobrevuelos por 600 kilómetros de costas, para evitar sigan vacacionando ante la emergencia de salud pública que se tiene por el nuevo coronavirus.

Por otra parte, en días pasados el gobernador de Nayarit acuso a turistas tapatíos de estar propagando el coronavirus en la entidad. Los mismos habitantes cerraron el acceso a los que no fueran residentes de Sayulita, una de las playas más visitadas de Bahía de Banderas. Instalando retenes en la entrada donde de amablemente exhortaron a los visitantes a dar vuelta “por orden gubernamental”.