• La nave Shenzhou-13 ha aterrizado en el desierto del Gobi tras completar sus operaciones en la estación espacial Tiangong
  • Tiangong, cuyo nombre significa “Palacio celestial” en mandarín, pesará unas 70 toneladas y se espera que funcione 15 años

La nave china Shenzhou-13 ha aterrizado este sábado en el desierto del Gobi tras completar sus operaciones en la estación espacial Tiangong, donde tres astronautas han permanecido 183 días en la misión tripulada más larga llevada a cabo por China hasta ahora.

Equipos de rescate acudieron de inmediato al punto de aterrizaje Dongfeng, en la región autónoma china de Mongolia Interior (norte), ha informado una agencia oficial de noticias.

El aterrizaje “fue perfecto y los tres taikonautas están en muy buen estado”, ha señalado por su parte el diario Global Times citando al Centro de Control Aeroespacial de Pekín.

El regreso a la tierra ha tardado unas nueve horas después de que  la Shenzhou-13 completara la separación del módulo principal de la estación espacial Tiangong.

Se trata de la segunda misión tripulada que envía China a su estación espacial, que se espera que esté lista a finales de este año.