El gélido y lejano Neptuno, el planeta más exterior de nuestro sistema solar, se suma a su reputación como un mundo enigmático, con los astrónomos desconcertados por una sorprendente caída en las temperaturas atmosféricas durante las últimas dos décadas.

Centrándose en la estratósfera de Neptuno, la región relativamente estable de la atmósfera por encima de la capa de clima turbulento, los investigadores esperaban encontrar temperaturas en aumento en la parte del planeta visible desde la Tierra con el inicio del verano en el hemisferio sur, una temporada que dura cuatro décadas.

En cambio, encontraron que las temperaturas disminuyeron significativamente.

El estudio se basó en más de 95 imágenes de infrarrojo térmico que abarcan desde 2003 hasta 2020 utilizando telescopios terrestres en Hawái y Chile, principalmente el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral.

Es la evaluación más completa hasta la fecha de las temperaturas atmosféricas de Neptuno.

La atmósfera parece más complicada de lo que habíamos asumido ingenuamente, lo que, como era de esperar, parece ser una lección general que la naturaleza les enseña a los científicos una y otra vez”, dijo Michael Roman, investigador postdoctoral en la Universidad de Leicester en Inglaterra y autor principal del estudio publicado el lunes.

Neptuno se encuentra entre los menos explorados de los ocho planetas del sistema solar, y su gran distancia dificulta su estudio desde la Tierra. La Voyager 2 de la NASA es la única nave espacial que ha realizado una visita de cerca, volando más allá de Neptuno en 1989.

Creo que Neptuno es muy intrigante para muchos de nosotros porque todavía sabemos muy poco al respecto”, dijo Roman.