Hace 29 años que falleció Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes ‘Cantinflas’ y aunque lo conocemos por que siempre la hacía de bueno y se dice que la verdad era muy diferente.

‘El mimo de México’ pasó por muchos claroscuros en su vida. Algunos se le comprobaron y dejaron una mancha negra en su carrera y otros sólo ayudan a acrecentar el mito del ‘Mimo de México’.

‘Cantinflas’ siempre salía de bueno en las películas

En la pantalla grande lo vimos interpretar personajes populares, que de alguna manera terminaban siendo los héroes de la historia. ‘El Padrecito’ (1964), ‘El Barrendero’ (1982), ‘El Patrullero 777’ (1978) y ‘El Señor Doctor’ (1965) por mencionar a algunos.

Si no rescataba a un pueblo de una tiranía, salvaba la vida de un niño, conseguía atrapar a unos ladrones; o bien en el caso de ‘El bolero de Raquel’ (1957) adoptaba a su ahijado e intentaba darle una vida digna.

La verdad detrás de ‘Cantinflas’, el ídolo de la comedia mexicana

La escritora Guadalupe Loaeza aseguró que Mario Moreno y ‘Cantinflas’ eran dos personas en una y vivían en constante contradicción.

“Era un hombre que mundanamente no era simpático, era desagradable. Mario Moreno era un personaje muy siniestro, con una ambigüedad muy evidente. Sus colegas no lo querían”.

De acuerdo con la publicación, quienes lo conocieron lo describen como frío, hostil, y hasta soberbio. Aunque también están los que recuerdan que su primer sueldo ganado en un teatro, lo repartió entre los lustradores de calzado y vendedores de periódico que estaban a fuera del teatro Garibaldi. Lo que deja al descubierto una verdad poco conocida de ‘Cantinflas’.