RIGOBERTO GUZMÁN ARCE

                       2000

Me quedé quieto, pensativo unos minutos, sintiendo todo y nada, extraña situación que me pasa después de las seis de la tarde. Estoy en la ceremonía número once, un escalofrío recorre todo mi ser. Aquí en la guarida cuando un reflejo de sol acaricia suave el librero del oriente y me llega a iluminar hasta mi alma. Creí que mi libro nuevo saldría en enero, pero realmente no lo tenía terminado y esperaba una promoción de donde lo envío a editar y después de varios intentos, yprocuro ponerle precio accesible, por fin en esta tarde maravillosa ya culminé una de las etapas más nerviosas, muy desgastante porque hasta insomnios me envuelven, una emoción en forma de interrogación por desear que todo salga bien, bien escrito, sin errores, que salga como quiero, que la portada sea impactante, que las 41 historias del año 2000 le gusten a mis amigos lectores. Cada libro tiene su estremecimiento, ya lo escribí hace tiempo en mi diario de Facebook. Lo que deseo de todo corazón es que lean mi visión y mis sentimientos.

Desde hace dos días me comuniqué con Alejandra por Whatsapp para pedir todo lo relacionado, la cotización por las características de 108 páginas, el empastado, tipo de papel, tamaño del libro. No me siento yo si no escribo. Ya es vital expresarme. Con un fervor sigo escribiendo y revisando archivos. Antes creía que desvelarse escribiendo era romántico e inspirador. Algunas ocasiones era terrible porque terminaba llorando y más cuando me encendía la poesía y algunos momentos al recordar mi vida. No saben lo que significa la literatura para mí, por eso escribo para conocernos, tender el puente entre dos islas, vivir para contarla como dijera Gabriel García Márquez. Aquí estoy todavía conmovido, temblando como hojas que se lleva el viento de la imprenta.  En la primera quincena de abril nos veremos con mi libro para ofrecerte que lo vivas. Mi anhelo es que abras tu corazón y tus recuerdos.

Se titula 2000, porque muy fácil olvidamos la historia colectiva como comunidad. Escribir del año  que de niño tenía miedo llegar a este umbral de zozobras, tinieblas, en la visión familiar y religiosa, era complicado, que en mi libro Claroscuro lo describo como uno de los acontecimientos  que más me impactaron, el último ha sido el internet. He tenido columnas semanales en periódicos, se llamaban Rueda del Tiempo y Marquesina, mi necesidad emocional donde desembocan mis alegrías y tristezas, ser efímero y valorar la vida que se extingue nuestro fuego, la conciencia de que estamos aquí y ahora pronto será un paréntesis en lápida. Mi última obra literaria es del género de crónicas desde Ahorradores hasta Veintiochos, siguiendo la ruta con personajes como José Luis Sánchez, Chato Muñoz, Leandro, Jimmy, don Toño Muro, Guillermo Flores, El Pariente, maestro Pablo Torres, por citar algunos y lugares entrañables como La Quinta Ruiz, La Casona, El Llano, La Estación, el cerro de Cristo Rey, como también las marchas de profesores, los ensambladores, patinadores, taxistas y demás. Acontecimientos como El Bicentenario de la Parroquia Santo Santiago, la colocación de la estatua a Santo Santiago en el atrio, las Fiestas Patrias, las Guadalupanas, hasta Ufólogos. Es el Ixtlán de mis raíces amorosas, el de mis nostalgias puras y esperanzas creadoras. Lo amo tanto que muchos de mis cantos son para que no se muera el recuerdo de los que nacieron, vivieron y murieron en esta tierra y en este maravilloso valle. Mi mariposa de metal y estrella de obsidiana. Próxima semana tendré la producción de mi amor para ir a buscarte y que leas con tu corazón lo que escribí especialmente para ti.  Tengo la dicha que ya la cuarta parte de la producción ya está apartada. Es una edición especial para que tus seres queridos sigan teniendo el alma ixtlense.