Este mineral se usa como estabilizador del estado de ánimo.

Se usa para el tratamiento de varias patologías psiquiátricas.

Además de su uso comercial para fabricar baterías, el litio se usa para el tratamiento de trastornos de la salud mental. Te explicamos cómo se utiliza.

La psiquiatra Ingrid Vargas Huicochea, académica y coordinadora del departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la UNAM, habló con Bien y de Buenas sobre los usos del litio en la salud mental.

El litio no lo produce el cuerpo humano y por ello se empezó a experimental su uso en la salud. Vargas Huicochea explicó que el uso del litio en la salud mental se remonta a mediados del siglo XX para el manejo del trastorno bipolar. En la década de los setenta, la FDA de los Estados Unidos autorizó su uso oficial para el tratamiento de esta patología.

El litio también se usa para tratar otras enfermedades psiquiátricas como la depresión, resistencia al tratamiento, trastorno obsesivo-compulsivo y en patologías en las que se presenta un impulsividad importante.

El carbonato de litio tiene un efecto de inhibición en el cerebro y actúa sobre el sistema nervioso central. Por ello, se le conoce como un estabilizador del ánimo.

Sin embargo, no todas las personas responden al litio. Y sus efecto secundarios son a largo plazo, por lo que se recomienda monitorear las funciones tiroides y renales.

La experta de la UNAM hizo un llamado para que las personas vayan al psiquiatra y atiendan su salud mental, que es fundamental para tener una buena calidad de vida.