Rusia publicó un informe donde aseguran que una persona murió y 27 están desaparecidas tras el hundimiento del buque Moskva.

Un marino murió y 27 se hallan desaparecidos desde el hundimiento la semana pasada del crucero “Moskva” de la flota de guerra rusa del mar Negro, informó el viernes el Ministerio de Defensa, admitiendo por primera vez la pérdida de vidas en ese naufragio.

Un militar murió y 27 tripulantes han sido declarados desaparecidos”, en tanto que otras 396 fueron evacuadas, señaló el ministerio, citado por agencias de prensa rusas.

El Ministerio de Defensa aporta todo su respaldo y la asistencia necesaria a los familiares y amigos de los difuntos y de los desaparecidos”, agregó.

El “Moskva”, buque insignia de la flota rusa del mar Negro, que se hundió el 14 de abril, podía transportar oficialmente hasta 680 tripulantes.

El naufragio fue considerado como una humillación para Rusia y su Armada e incluso analistas favorables al Kremlin pidieron explicaciones de las autoridades.

Rusia sostiene que el hundimiento fue provocado por una explosión de municiones a bordo y que las malas condiciones meteorológicas obstaculizaron las maniobras de rescate.

Ucrania afirma en cambio que sus fuerzas lo hundieron en un ataque con misiles.

Las autoridades rusas negaban hasta ahora la existencia de pérdidas humanas y aseguraban que todos los tripulantes del “Moskva” habían sido evacuados.

El sábado, el Ministerio ruso de Defensa divulgó un video que presentó como el encuentro entre un responsable de la Armada y decenas de rescatados del buque.

Pero varios testimonios publicados en los últimos días por medios de comunicación en ruso y en las redes sociales daban parte de marinos desaparecidos, muchos de ellos jóvenes que efectuaban su conscripción.

Un hombre que vive en Crimea, llamado Dmitri Shkrebrets, se presentó como el padre de un desaparecido y publicó el domingo un mensaje en la red social Vkontakte donde se preguntaba por qué su hijo, un simple recluta, se encontraba en una zona de combate.

Una mujer, llamada Yulia Tsyvova, afirmó también que su hijo había desaparecido.