Como parte de la celebración de los 96 años de la Reina Isabel II de Inglaterra, la famosa marca Mattel creó una Barbie en su honor, con sus numerosas medallas, típico peinado y rasgos que tanto la caracterizan.

Esta Barbie se une a la colección Tributo, formando parte de la línea Signature las cuales son muñecas que se basan a aquellas figuras que han dejado un legado a través de su representación y trabajo en el mundo “por sus contribuciones, impacto y legado como pioneras”.

La muñeca en honor a la monarca británica va más allá de los estético, debido a que representa un símbolo para la humanidad, pues su reconocimiento es extenso y alabado por muchos. Según un comunicado de prensa y la cuenta oficial de Instagram de Barbie, Mattel escribió:

«Con 70 años de servicio, la reina Isabel II se convierte ahora en la monarca británica con más años de servicio y la primera en celebrar un jubileo de platino. #Barbie observa la ocasión histórica con una muñeca a semejanza de la Reina, vestida con un elegante vestido de color marfil, una cinta azul con decoraciones de orden y una corona para completar su conjunto real».

Acompañado de una serie de fotografías que logran captar cada detalle de la nueva Barbie y de la cual solo se producieron 20 mil unidades y serán repartidas al rededor del mundo.

Bajo el eslogan de “Sé lo que quieras ser”, Mattel ha logrado mostrar que las mujeres juegan un papel importante en la sociedad y son constructoras de sueños. Es así como la monarca británica ahora hace parte de la colección de muñecas más famosas del mundo.

En cuanto el diseño de moda del juguete, sus creadores buscaron mostrar a una reina Isabel II valiente, empoderada y pilar de vida para los demás, por ello su elegancia y porte se representan en un largo vestido blanco, que representa la pureza además de un par de guantes blancos que combinan.

Aunque esto solo sería el mensaje que sus creadores quisieron transmitir, pues más a fondo y en detalle de su vestir son más que simples adornos.

Por ejemplo: Las medallas, la de color rosa fue donada por su padre, el Duque de York, la azul clara otorgada por su abuelo, Jorge V. La banda representativa y la joyería fueron replicas de piezas usadas en su boda.

Y por último el broche de la orden de la Jarretera, uno de los reconocimientos más altos e importantes del Reino Unido.