En el 2018, el entonces gobernador de Chiapas, desapareció mil millones de pesos en efectivo en camiones blindados y con rumbo desconocido

Por: Agencias

México; martes 25 de abril del 2022/agencias.- En 2018, el gobierno de Chiapas encabezado por Manuel Velasco retiró en efectivo y con destino desconocido más de mil millones de pesos que debieron invertirse en seguridad, empoderamiento de las mujeres y apoyo a los más pobres. ¿Cómo? La operación incluyó empresas de traslado de valores, cheques y una red de compañías fantasma.

El primer paso fue emitir facturas millonarias a empresas que no tenían infraestructura ni la capacidad para hacer servicios, cuyos dueños son empleadas de limpieza, vendedores de flores o comerciantes de escasos recursos; posiblemente, se trata de prestanombres.

Estas compañías, que ya fueron declaradas fantasma por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), triangularon el dinero público de hasta tres dependencias del Ejecutivo chiapaneco a otras empresas fantasma, que, a su vez, fueron sacando el dinero en efectivo, se presume en complicidad con empresas de traslado de valores y en cheques para desaparecerlo.

Así lo pudo documentar el medio digital de Animal Político con datos de una investigación federal de la Secretaría de Hacienda (SHCP) y de la Fiscalía General de la República (FGR), y documentos conseguidos por transparencia.

Para la publicación de este reportaje se buscó a Manuel Velasco. Aunque no quiso conceder una entrevista, el hoy senador del Partido Verde respondió mediante un breve escrito —que se muestra íntegro a continuación— que los titulares de las secretarías eran los encargados de hacer las contrataciones en sus respectivas dependencias, no él.

No obstante, el senador dijo estar dispuesto a “aportar información cuando así lo soliciten las instancias correspondientes”.

El ‘modus operandi’

Esta no es la primera vez que una investigación periodística revela presuntos desvíos millonarios durante la administración de Velasco. Este medio publicó en junio de 2019 otro presunto desfalco por 685 millones de pesos, que en 2016 acabaron también en una red de empresas fantasma. 

Pero en ese caso, así como en otros como Las Empresas Fantasma de Veracruz o La Estafa Maestra, la pista del dinero se perdía cuando ingresaba en las cuentas de las compañías. En cambio, ahora, la investigación realizada por autoridades federales revela un paso más en el modus operandi que utilizaron para desaparecer el recurso en Chiapas.

Primero, en 2018, el último año de Velasco, tres dependencias estatales, las secretarías de Seguridad, de Desarrollo Social y de Empoderamiento de la Mujer, pagaron facturas millonarias a favor de tres empresas fachada. 

Según la investigación federal, tan solo Comercializadora TGZ, SA de CV, recibió ese año 813 millones de pesos. De ese monto, 456 millones provenían de la Secretaría de Seguridad chiapaneca; 259 millones, de la Secretaría de Desarrollo Social, y 97 millones, de la Secretaría de Empoderamiento de la Mujer. 

Además, la Secretaría de Desarrollo Social benefició con otros 174 millones a Comercial Abastecedora Chloe, SA de CV, y transfirió otros 174 millones a Conseil D’affaires Belayage, SA de CV, aunque Animal Político pudo constatar que, en realidad, esta empresa recibió mucho más dinero.

Al momento de recibir los recursos públicos, las empresas estaban legalmente constituidas. Sin embargo, la investigación del SAT demostró que nunca contaron con la infraestructura humana ni material necesaria para realizar los servicios.

Estas compañías triangularon el dinero del erario chiapaneco a otras empresas fantasma, que fueron las encargadas de sacar el recurso.

Por ejemplo, de los 813 millones que recibió Comercializadora TGZ, esta empresa fantasma se quedó con 69 millones por no hacer ningún servicio, y transfirió los restantes 744 millones a otras cinco sociedades fachada. 

Una de esas sociedades es Arrendamientos Paragran, que obtuvo 325 millones. Esta compañía, a su vez, entregó el dinero a Cometra, una empresa de seguridad y de traslado de dinero en efectivo. A partir de este punto, las autoridades federales perdieron el rastro del recurso público.

Las compañías fantasma Publicidad y Servicios EMAI, SA de CV, y Maquinaria Industrial y Comercial Villanueva, SA de CV, recibieron de Comercializadora TGZ otros 419 millones de pesos que sacaron mediante múltiples retiros en efectivo de ventanilla bancaria y por medio de cheques para convertir también el dinero en efectivo.

Mientras, la sociedad fachada Conseil D’affaires Belayage envió directamente los 174 millones que obtuvo de la Secretaría de Desarrollo Social a Global Gesori, otra compañía de seguridad y de traslado de valores.

Esta empresa estuvo involucrada en otros casos de presunta corrupción, como cuando en junio de 2018, a días de la elección presidencial, dos de sus empleados fueron detenidos cuando transportaban en una camioneta blindada a la sede del PRI una maleta con 20 millones de pesos de origen desconocido.