La actriz y su hija posaron para la revista y además ofrecieron una entrevista en donde revelaron algunos aspectos de su vida.

En los últimos meses hemos visto a Salma Hayek muy activa y en varias alfombras rojas, esto debido al estreno de películas en las que ha participado como House of Gucci o Eternals, la mexicana fue acompaña a varios de estos eventos por su hija Valentina Pinault, a quien tenía muchos años que no veíamos y desconocíamos cómo lucía actualmente.

Valentina Pinault, primogénita de la actriz, ahora es toda una mujer y no hay rastro de la niña que veíamos en las fotos que eran sacadas por paparazzis hace algunos años. Y ahora, tanto Salma Hayek como su hija posaron como nunca antes para la revista Vogue.

En esta ocasión madre e hija realizaron una sesión de fotos en donde posan para la cámara y demuestran la complicidad que existe entre ellas, además que hablaron sobre algunos aspectos de su vida.

Para empezar, la actriz se expresó sobre la maternidad, algo que asegura llegó un poco tarde a su vida, pero que le dio la prioridad antes que su carrera.

“Mi caso fue muy particular porque yo me volví madre muy tarde. Lo hice ya que encontré a la pareja de mi vida, que tenía una carrera estable, pero es que yo ya tenía tantas ganas de tener a esta hija que ya nada más me importaba. Ni mi carrera ni nada, creo que eso me ayudó mucho”.

Por otra parte, demostraron que llevan una buena relación y que Valentina aprendió a hablar español, por lo que cuando quieren hablar de algo más privado, se comunican en este idioma.

“Le hablo en español si no quiero que nos entiendan los que están alrededor. Además, creo que refuerza la unidad, el vínculo familiar, fortalece el lazo que tenemos”.

Por su parte, Valentina Pinault habló sobre su mamá y dijo que aunque estén separadas siempre está al pendiente de ella.