Libros, muñecas, cunas y cientos de máscaras de gas tiradas por el suelo se encuentran entre los artículos personales que permanecen congelados en el tiempo en la ciudad fantasma de Pripyat, en Chernobyl, como recuerdos de lo que alguna vez fue una comunidad de 50.000 personas.

La ciudad de Pripyat es una ciudad fantasma situada en la zona de exclusión de Chernobyl al norte de Ucrania. Fue evacuada tras la explosión de la central nuclear de Chernóbil en 1986 y, a pesar de que en su día albergó a casi 50.000 personas, nunca ha vuelto a estar habitada.

Una estructura de Nuevo Confinamiento Seguro (NSC) sobre el viejo sarcófago que cubre el cuarto reactor dañado en la planta de energía nuclear de Chernobyl se ve detrás de la ciudad abandonada de Pripyat. Foto: Reuters

El explorador urbano Adam Mark, de Denbighshire (Gales), visitó la zona hace sólo unos días y capturó escalofriantes imágenes de la ciudad, que parece haber quedado congelada en el tiempo.

Entre las inquietantes imágenes que Adam logró capturar se encuentra una guardería, con hileras de cunas, colchones y muñecas todavía en su sitio o una zona donde hay miles de máscaras de gas abandonadas en el suelo.

Ahora, 35 años después de desastre, impacta el hecho de que algunas partes de la ciudad, como las atracciones de los parques temáticos, están siendo engullidas por la naturaleza y animales recolonizando el área, pues Pripyat sigue estando abandonada.