El presidente de Francia, Emmanuel Macron, acudió a un mercado porque tendrá en cuenta los intereses de las clases más desfavorecidas en su nuevo mandato.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, fue atacado con tomates durante una visita a un mercado de la localidad de Cergy, donde defendió que tendrá en cuenta los intereses de las clases más desfavorecidas en su nuevo mandato.

Macron aprovechó su visita a un barrio popular de Cergy para defender su cercanía a la ciudadanía, pero el recorrido se vio interrumpido por el lanzamiento de “proyectiles” – en palabras de su equipo de seguridad– que resultaron ser tomates, según la cadena BFM TV

Los guardaespaldas abrieron un paraguas para cubrir al mandatario, en unos momentos de confusión que se saldaron en cualquier caso sin daños para todas las personas allí presentes.

“Quiero estar en los barrios populares durante todo el mandato”, declaró Macron, que el domingo se impuso en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales a la dirigente ultraderechista Marine Le Pen. Así, prometió responder a la “cólera” de parte de la ciudadanía que se inclinó por su rival.

El mandatario también esbozó durante su visita a esta ciudad del departamento de Valle del Oise el retrato robot de su futuro primer ministro, sin desvelar todavía nombres.