“Está claro que en este momento el gas natural se está utilizando más como arma política y económica en la guerra actual”, alertó el ministro de Energía de Bulgaria, Alexander Nikolov.

Rusia detuvo este miércoles el suministro de gas a Bulgaria y Polonia por rechazar su demanda de pago en rublos, apuntando directamente a las economías europeas en su represalia más dura hasta el momento contra las sanciones internacionales por la guerra en Ucrania.

El paso fue denunciado por los líderes europeos como un “chantaje” y se produce cuando el bloque se unió a Estados Unidos para aumentar los envíos de armas para ayudar a Ucrania a defenderse de un nuevo asalto ruso en el este.

Ucrania señaló que este 27 de abril, las tropas rusas habían logrado avances en varias aldeas allí. Rusia informó una serie de explosiones en su lado de la frontera, incluido un incendio en un depósito de armas. Kiev llamó a esas explosiones “karma

Moscú dice que el corte de gas es para hacer cumplir su demanda de pago en rublos, necesarios para proteger su economía de las sanciones. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Rusia era un proveedor de energía confiable y negó que estuviera involucrada en chantajes.

Gazprom (GAZP.MM) , el monopolio ruso de exportación de gas, dijo en un comunicado que había “suspendido por completo el suministro de gas a Bulgargaz y PGNiG (PGN.WA) debido a la ausencia de pagos en rublos”, refiriéndose a las compañías de gas de Polonia y Bulgaria.

El presidente polaco, Andrzej Duda, dijo que la medida “viola principios legales básicos”.

Se tomarán las medidas legales apropiadas y habrá una compensación adecuada de Gazprom por las violaciones de las disposiciones del contrato”.

El ministro de Energía de Bulgaria, Alexander Nikolov, dijo: “Está claro que en este momento el gas natural se está utilizando más como arma política y económica en la guerra actual“.

El presidente ruso, Vladimir Putin, emitió un decreto el mes pasado ordenando a Gazprom que corte a los compradores de países “antipáticos” que no paguen en rublos. La Unión Europea dice que los contratos exigen el pago en euros.

“El anuncio de Gazprom de que suspenderá unilateralmente la entrega de gas a los clientes en Europa es otro intento de Rusia de utilizar el gas como instrumento de chantaje”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

“Esto es injustificado e inaceptable”.