La capital india, como el resto del sur de Asia, sufre una ola de calor récord que según los expertos fue un factor en el incendio

NUEVA DELHI.- Una acre humareda envolvía Nueva Delhi este miércoles por segundo día consecutivo, después de que un enorme vertedero se incendiara durante una ola de calor. El fuego hizo que miles de trabajadores informales de residuos trabajaran en condiciones peligrosas.

“Hay un incendio todos los años. No es nuevo. Hay riesgo para la vida y el trabajo, pero ¿qué hacemos?”, preguntó Bhairo Raj, de 31 años, trabajador informal que vive cerca del vertedero. Sus hijos estudian allí y no puede permitirse mudarse, dijo.

La capital india, como el resto del sur de Asia, sufre una ola de calor récord que según los expertos fue un factor en el incendio. Otros tres vertederos en torno a la capital india se han incendiado en las últimas semanas.

El vertedero afectado ahora iba a cerrarse hace más de una década, pero aún recibe más de 2 mil 300 toneladas diarias de basura de la ciudad. Los residuos orgánicos de descomponen, lo que provoca acumulaciones de metano, un gas muy inflamable.

Altas temperaturas desatan incendio 

“Con altas temperaturas, se produce esta combustión espontánea”, dijo Ravi Agarwal, director de Toxics Link, un grupo activista con sede en Nueva Delhi especializado en gestión de residuos.

Varios camiones de bomberos acudieron al lugar el martes para tratar de combatir las llamas. Por la noche, el vertedero parecía una montaña en llamas y por la mañana seguía humeando.

Marzo fue el mes más caluroso en India en un siglo, y abril ha sido similar. Las temperaturas alcanzaron los 43 grados Celsius (109,4 Fahrenheit) en varias ciudades el martes y se esperaba que siguieran subiendo.

Lee también: Mueren 11 personas electrocutadas en festival hindú en India

“El cambio climático ha agravado la actual ola de calor en India”, dijo la doctora Friederike Otto, profesora de ciencias climáticas en el Grantham Institute del Imperial College de Londres.

Si el mundo no deja de añadir gases de efecto invernadero a la atmósfera, estas olas de calor serán cada vez más habituales, indicó.