La titular de la STPS, Luisa María Alcalde Luján, indicó que “ya hay una mesa de diálogo de conciliación, de eso se trata, de tener equilibrios y apostar al diálogo. La empresa está sentada con el sindicato y por supuesto que habrán de ponerse de acuerdo en cómo se va a avanzar, sobre todo cómo se van a regularizar todos los trabajadores que no estaban regularizados, la apuesta es basificarlos y en ese sentido, que no existan intereses ajenos a los méritos de los trabajadores a su antigüedad y a su esfuerzo”, dijo.

La secretaria de Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde Luján, informó que el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) y la directiva de Petróleos Mexicanos (Pemex) instalarán una mesa de trabajo para analizar las demandas de la organización sindical que encabeza Ricardo Aldana.

En entrevista la funcionaria federal indicó que “ya hay una mesa de diálogo de conciliación, de eso se trata, de tener equilibrios y apostar al diálogo. La empresa está sentada con el sindicato y por supuesto que habrán de ponerse de acuerdo en cómo se va a avanzar, sobre todo cómo se van a regularizar todos los trabajadores que no estaban regularizados, la apuesta es basificarlos y en ese sentido, que no existan intereses ajenos a los méritos de los trabajadores a su antigüedad y a su esfuerzo”, dijo.

Cabe señalar que este miércoles el STPRM, en sus 36 secciones realizó asambleas y manifestaciones para denunciar el incumplimiento del contrato colectivo de trabajo, principalmente en los rubros de salud, equipo de protección personal y la apertura de plazas.

De acuerdo con los resultados de la asamblea de la Sección 34, en donde participaron alrededor de 3,000 trabajadores petroleros de las cuatro Terminales de Almacenamiento y Despacho ubicadas en la Ciudad de México y las oficinas centrales de Petróleos Mexicanos acordaron por unanimidad de votos solicitar el inmediato cumplimiento a su contrato colectivo y acordaron agotar todas las instancias legales para que se resuelvan sus justas demandas.

Asimismo, las demandas se centran en la falta de medicamentos en un 60% de desabasto en clínicas y hospitales, de equipos de protección y seguridad, mantenimiento a las instalaciones, no cobertura de plazas acumulando dobles cargas de trabajo al personal sindicalizado, nula prestación de vivienda y la alarmante falta de capacitación en todos los centros de trabajo. 

Por ello, continuarán con las movilizaciones y enviarán oficios a los directivos y al gobierno federal, para insistir en la urgente necesidad de cumplir lo estipulado en el contrato, por la seguridad de las instalaciones, de los trabajadores y de la comunidad en su conjunto.