l presidente llamó  a edificar casas adecuadas a las necesidades de las personas, con el fin de evitar el abandono como sucedió en otras administraciones

Para el presidente Andrés Manuel López Obrador, el monto de las reservas de las que dispone el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) es una referencia del comportamiento económico del país; sin embargo, para los sectores de este organismo, dicha solvencia debe traducirse en una mayor atención a personas de bajos recursos.

Dentro de su participación en la 125 Asamblea General del Infonavit, el presidente aseguró que de manera general el país registra finanzas sanas, pues reflejo de ello es el bajo nivel de endeudamiento del país.

“Está bien el Infonavit, porque tienen reservas, tiene fondos, aún en circunstancias difíciles después de la pandemia y ahora que estamos enfrentando los efectos de la guerra de Rusia y Ucrania”, expresó López Obrador.

De acuerdo con el informe presentado por el Instituto al presidente, en lo que va de la presente administración, las reservas del organismo han aumentado 25 por ciento.

En este sentido, el mandatario también se refirió a las reservas del Banco de Méxicocomo reflejo del buen comportamiento económico. “Vale pensar en las reservas del Banco de México que (junto con Infonavit) son instituciones que permiten ver cómo andamos, cómo se está desenvolviendo la economía de nuestro país”, afirmó López Obrador.

Así, el crecimiento de las reservas de Banxico, de 16% según el dato de presidencia, junto a otros indicadores como el aumento del salario mínimo del país, reflejan la resistencia de la economía mexicana en el contexto económico global, de acuerdo con el presidente.

“Ahora con el descontrol de la economía mundial, el incremento de la inflación es algo que tenemos que enfrentar, que es un desafío, un reto, es el impuesto que más afecta a la gente humilde, a la gente pobre”, afirmó Andrés Manuel López Obrador.

Piden atender a los menores ingresos

Para los representantes ante el Infonavit del sector laboral y empresarial, el reto en lo que corresponde al sector vivienda está en entregar más créditos y dirigirlos a los trabajadores de menores ingresos.

Mario Macías, representante de la representación laboral ante el Infonavit, aseguró que, con los productos nuevos del organismo, derivados de la reforma aprobada en el 2020, es necesario atender los retos, enfocados a los financiamientos que se deben entregar.

“El sector de los trabajadores se ha fijado tres grandes objetivos. El primero es incrementar de manera ordenada y responsable el número de créditos para vivienda, para atender a los trabajadores derechohabientes de todos los niveles salariales, pero particularmente a los que menos ganan”, dijo Mario Macías, titular de la Dirección Sectorial de los Trabajadores en el Infonavit.

“El segundo objetivo es asegurar la calidad integral, asequibilidad y la seguridad de las viviendas que serán habitadas por las familias obreras de México, financiadas por el Instituto”.

Así el tercer objetivo será que las viviendas que reciban un crédito de Infonavit tengan al menos 50 metros cuadrados de superficie mínima, como un estándar de viviendaadecuada, para no constituir solo “cuatro paredes de 38 metros cuadrados”.

Sin embargo, dijo Macías Robles, es necesario reconocer que la entrega de préstamos se ha reducido en los últimos seis años, pero sobre todo la oferta de vivienda asequible se ha reducido, por lo que hay que incrementar esfuerzos para atender a las familias de menores ingresos.

Finalmente, el representante laboral advirtió que se seguirá vigilando el cumplimiento del derecho constitucional de contar con recursos para conformar el fondo de lavivienda, para formar un patrimonio o bien como parte del ahorro del retiro.

Por su parte, José Medina Mora, titular de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y representante del sector empresarial, acotó que el más de 1 millón de empresas que representa y aportan 5% del salario de los trabajadores, deben sentirse orgullosas por los más de 12 millones de créditos otorgados en 50 años por medio del tripartismo.

Pero, recordó, que hay un desafío para fortalecer y ampliar la función social del Infonavit, sobre todo en el contexto económico actual. “Tenemos que ampliar los créditos, en donde haya vivienda de calidad, entorno urbano armonioso y condiciones de movilidad”, apuntó.

Reconoció la preocupación sobre la cartera vencida del Instituto, de casi 17%, que dijo representa la proporción de trabajadores que están en riesgo de no consolidar su patrimonio.

Corrigen rumbo

Para el gobierno federal, al arranque de la administración se presentaron tres retos que atender principalmente: el rezago habitacional en el centro y sur del país, crear mecanismos para atender la urgencia de mejoramientos y las casas abandonadas por falta de servicios urbanos.

El elemento más retador al delinear la política nacional de vivienda de este gobierno es solucionar el tema de la fragmentación de los centros urbanos, en los que la vivienda no está conectada a un entorno de acceso a servicios, comentó Román Meyer, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

“Eso nos ha llevado a tener 650,000 viviendas abandonadas hoy a nivel nacional, la mayoría en los estados norte del país, eso sí lo juntamos es prácticamente la zona metropolitana del estado de Puebla”, estimó Meyer Falcón.

Así, para la Sedatu es por medio de la autoproducción de vivienda que los principales retos habitacionales se pueden solucionar, ya sea a través de esquemas entregados por medio del Infonavit o de manera directa a la población.

“Hemos entregado más de dos millones de créditos y apoyos directos a las familias a mejores tasas y mecanismos”, acotó el titular de Sedatu.

Sobre el abandono de casas, el presidente López Obrador llamó a comprometerse a hacer “las cosas bien”, con unidades amplias, no “huevitos”, a las afueras de la ciudad sin servicios y conectividad.

“Que eso no vuelva a suceder, que hagan viviendas, departamentos de buena calidad y con servicios públicos”, urgió el presidente acompañado de Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México; Olga Sánchez Cordero, presidenta del Senado; Luisa María Alcalde, titular de la Secretaría del Trabajo, así como representantes del sector empresarial como Francisco Cervantes, presidente del Consejo coordinador Empresarial y Gonzalo Méndez, ex presidente nacional de la Canadevi.