La oficina de Policía en Florida informó que un joven de 19 años del condado de Polk, fue arrestado y acusado de asesinato en segundo grado por la muerte de su madre, a la que mató de un tiro en el corazón cuando entró en su cuarto para pedirle que dejara de fumar en la casa.

El suceso se produjo el jueves en la vivienda de la familia en la ciudad de Lake Walles, cuando Seth Settle se encontraba fumando un puro (habano) en su cuarto y su madre, de 52 años, entró para reprenderlo y decirle que parara de fumar.

La recriminación y orden no gustaron al joven, quien, justo en el momento en que su madre salía del cuarto y cerraba la puerta, sacó supuestamente una pistola y disparó, con la mala fortuna de que la bala atravesó la puerta y acertó en el corazón de la mujer, dijo el alguacil del citado condado, Grady Judd.

Según la declaración jurada del arresto, Settle dijo a los agentes de la policía que el arma se le había disparado de forma involuntaria, que salió del cuarto y encontró a su madre tendida en el suelo inconsciente.

A continuación, el joven pidió a otra persona en la casa que llamara a una ambulancia y se marchó del lugar en un automóvil.

Pero el comunicado de la oficina del alguacil señala que los investigadores del caso interrogaron al joven y encontraron que “dio cinco versiones distintas de dónde había arrojado el arma”.