Los casos de salmonelosis en Europa vinculados a consumidores de productos Kinder han levantado las alertas sobre esta enfermedad que se produce por una bacteria cuyo origen seguro te causará sorpresa, por ello, aquí te contamos cómo se contagia, cuáles son los síntomas y cómo prevenirla.

Las salmonelas son un grupo de bacterias que provocan la infección llamada salmonelosis, que afecta al aparato intestinal. Esta bacteria vive en los intestinos de humanos o animales y se libera mediante las heces fecales.

Ahora que seguro te preguntarás cómo llegan bacterias de las heces fecales a tu estómago y la respuesta está en los alimentos, que pueden estar contaminados por el riego, el proceso de riego o de producción.

Es probable que muchas personas tengan o hayan tenido salmonelosis sin darse cuenta, pues es muy común ser asintomático, aunque es posible desarrollar algunos malestares como diarrea, fiebre o cólicos.

Síntomas de salmonelosis.

Los síntomas de la salmonelosis suelen durar al menos cuatro días y son los siguientes:

*Fiebre

*Cólicos abdominales

*Dolor de cabeza

*Náuseas

*Vómito

*Falta de apetito

Uno de los principales focos de infección de salmonelosis está en los alimentos o en la manipulación de mascotas o animales.

Los alimentos que más se contaminan con salmonela son el huevo, la carne de res, ave y pescado, por lo que no es recomendable comerlos crudos.

En el caso de productos del mar la salmonela se suele contagiar al entrar en contacto con agua contaminada.

En general las frutas y verduras también se pueden contaminar con el agua de riego o al entrar en contacto ya en la cocina con alimentos contaminados, como la carne o el huevo.

¿Cómo prevenir la salmonelosis?

El principal factor para evitar la contaminación por salmonela es la higiene, lavarte las manos antes de comer o cocinar, lavar las frutas y verduras y no mezclar jugos de carne cruda con otros ingredientes que se comen crudos son los consejos básicos.

La salmonelosis no es una enfermedad grave y suele no provocar síntomas, pero si tienes alguno de ellos es importante que acudas al médico, pues si la bacteria llega a tu torrente sanguíneo puede generar problemas mayores y se requerirá algún tratamiento con antibiótico.