Si algo nos queda muy claro es que en este mundo así como hay un montón de gente buena queriendo ayudar a quien puede, también existen otros que nomás les gusta agandallar a los demás. Justo como lo que ocurrió con un vendedor al que le pidieron una buena cantidad de manzanas con caramelo y a la mera hora, no le pagaron nada por su trabajo. Y sí, por supuesto que su caso indignó a muchos.

Nosotros les hemos contado historias sobre personas que no tienen tan buena suerte con las ventas, como lo que sucedió con un abuelito que no había logrado vender ninguno de sus hot-dogs y el internet hizo su magia para echarle la mano (acá pueden checar cómo estuvo la cosa). Y ahora, les platicaremos algo similar que pasó con el señor Enrique Villalpando, un comerciante originario de Monterrey, Nuevo León.

A este vendedor le quedaron mal con un pedido de manzanas, pero

A través de Facebook, el hijo de este vendedor, Luis Álvarez compartió lo que tuvo que pasar hace algunos días su papá. De acuerdo con lo que contó, llegó una persona a solicitar un pedido de mil 500 manzanas con caramelo, todo iba bien hasta ahí. Sin embargo, quien pidió todo esto nomás no le cumplió, pues canceló el acuerdo y a la mera hora él tuvo que quedarse con el producto lo cual, por supuesto, representaba una enorme pérdida.

Según lo que contó Luis, decidió mostrar la historia de su padre con la intención de que sus amigos y conocidos les echaran la mano para al menos, recuperar un poco de lo que invirtieron en el pedido. Es más, ofrecían entregarlas en distintas tiendas y lugares para acercar estas delicias a quien las quisiera. Pero con lo que no contaba la familia era que el internet de las cosas haría su magia una vez más.

Gracias a la publicación en Facebook, varias personas preguntaron por las manzanas con caramelo e incluso hubo quienes pidieron grandes cantidades. Para no hacerle el cuento más largo, al final, el señor Enrique Villalpando logró vender todo ese producto que creía perdido. Sin duda, en este mundo hay personas que solo quieren afectar a las demás, pero una vez más recordamos que son más los que tienen la intención de echarle la mano a quien lo necesite, como en este caso.