Una última vuelta alrededor de la Tierra a unos 28,000 kilómetros por hora, un último vistazo a las centelleantes ciudades desde allá arriba y se terminó el viaje para el alemán Matthias Maurer.

Tras unos seis meses en el espacio, el astronauta regresa a la Tierra en los próximos días. La fecha precisa aún no está clara. Pocas horas después de desacoplarse de la Estación Espacial Internacional, la cápsula “Crew Dragon” aterrizará en la costa este de Estados Unidos.

Maurer, de 52 años, asegura que con esta misión cumplió un sueño. ¿Y ahora? “Aún tengo muchos sueños por cumplir”, asegura. Pero son sueños de otro tipo. “No necesariamente van a superar este”, añade.

El alemán termina un intenso viaje de trabajo a la ingravidez. En medio de fuertes tensiones entre Occidente y Moscú por la guerra en Ucrania, Maurer investigó en la EEI con rusos y estadounidenses. A 400 kilómetros de distancia pudo ver, al sobrevolar Ucrania, las grandes columnas de humo.

Las tensiones afectaron también a la estación espacial, donde en principio Rusia dejó abierta su participación para el plazo posterior a 2024. Estados Unidos aspira a que siga funcionando hasta 2030. Por el momento, no está claro si volverá a viajar hasta allí un alemán y cuándo sería.

Los vuelos a la EEI generan su controversia. Los críticos consideran que todo es demasiado caro, contaminante para el medio ambiente y poco efectivo. Maurer, el décimo segundo alemán en el espacio, no lo ve así.