Dicen que cuando se les rasca a los tumores estos crecen, y así resultó en el caso del fraudulento presidente municipal de Tecuala, Gabino Jiménez Huerta; socio de empresarios de Betania Jalisco, de Héctor Romero Gonzalez y del anterior secretario de SADER y ahora connotado diputado local, Rodrigo Polanco Sojo. Pues resultó que se hicieron como los niños cuando los dejan solos; embarrados hasta las manitas. Abuso de autoridad, fraudes y más fraudes, nepotismo, especulación y robo hormiga al erario público, (que en este caso es un robo elefante).Al llegar de alcalde municipal de Tecuala, Gabino sentía que andaba en las nubes; compró Jeep y Pick AP del año y, a sus hijos vehículos nuevos también; en la nómina timbrada del municipio tecualense agregó a toda su parentela (y ni modo de decir que no es cierto, si allí están los nombres). Me informan que él se fijó un sueldo de 124 mil pesos quincenales, casi 250 mil pesos mensuales; asfaltó el camino a su rancho y utilizó millón y medio de pesos en compra de vacas.No obstante todos estos gastos infructuosos; deja mucho qué desear el bordo de contención del Río Acaponeta en el área de Tecuala a Quimichis. Dicho bordo fue iniciado pero no se terminó y; a como están las cosas, se van a venir las crecidas y las desgracias por el desbordamiento; todo por desviar el presupuesto de este bordo y no priorizar las obras importantes.Es un verdadero estuche de monerías este señor Gabino Jiménez (a’ la Ampolla Tecualense), que nomás le rascaron poquito y salió toda la pus; pero no nada más de él, sino también de sus socios de la Unión Ganadera y SADER, coludidos en fraudes a las Secretarías de Estado.Es de todos conocido el ‘negociazo’ que se hace año tras año a costillas del campesino en Tecuala y otros municipios costeros; los coyotes hacían su agosto prestando la semilla para que se las regresaran parida, con altos intereses y a condición de ser los compradores bajo un precio que ellos mismos fijaban.Con ese esquema especulador y usurero se manejaban los coyotes de los pueblos costeros; el problema fue haber puesto un chacal en la presidencia municipal de Tecuala; es como meter un coyote al gallinero. Pero el martes 26 de abril, como estaba pronosticado, tuvo que dejar provisionalmente la presidencia el señor Gabino; socio usurero y coyote mayor tecualense. Asume el cargo el profesor jubilado Francisco Javier Partida; siendo muy probable que se afiance en el puesto por los 2 años y 5 meses que restan. Porque a como se vislumbra, Gabino y socios están como la casa del jabonero, donde el que no cae, resbala.Si estos hechos hubieran ocurrido en otro gobierno, no habría pasado nada; con sobornos habrían limpiado sus fechorías, porque eran los esquemas corruptos prevalecientes. Por lo visto, Navarro Quintero va con todo, con la mística de López Obrador: de nada ni nadie por encima de la ley. Esto debe servir de ejemplo para otros coyotes y timadores, los cuales ya miraron cortar barbas; ellos sabrán si ponen las propias a remojar.Haber ahora qué sacan los defensores de Gabino; sin duda, que se le está faltando al respeto por su ‘alias’ de Ampolla; pero es el mote con el que lo conocen sus paisanos. Y creo que es más falta de respeto, joder a los campesinos; hincarles la uña, siendo un funcionario público.Como dije: Navarro va con todo y no le interesa acumular riqueza; la Ley de Administración y del Notariado nos lo confirma; pero de eso se hablará en otro escrito. Por lo pronto quedan advertidos, que aunque sean del partido que sean, no gozan de impunidad.