Un preso extremadamente peligroso escapó de una prisión de Alabama en Estados Unidos con ayuda de su agente penitenciara, quienes mantenían una relación en secreto, así lo informaron los agentes estadounidenses.

“Los investigadores han recibido información de reclusos (…) según la cual había una relación especial entre la agente penitenciaria Vicky White y el preso Casey White”, informó el sheriff del condado.

También aseguraron que el reo y la agente penitenciaria no tenían ningún parentesco, a pesar de que tenían el mismo apellido.

Vicky White, es una veterana agente de 56 años que acompañaba a Casey White, de 38, a la corte para una supuesta evaluación psicológica, sin respetar la regla de que los desplazamientos de los presos siempre deben estar supervisados por dos oficiales.

Este era el último día de trabajo de la funcionaria, quién después de 17 años de servicio lograría jubilarse, además se informó que “hace un mes aproximadamente” vendió su casa,según el sheriff Rick Singleton.

La autoridad confirmó que se emitió una orden de detención contra ella por “haber permitido o facilitado una fuga”, anunció el sheriff el lunes.

Casey White, es un recluso que mide más de dos metros y pesa 118 kilos, está condenado a 75 años de cárcel por una larga serie de delitos y se le acusa de asesinato después de haber reconocido que mató a una mujer de 58 años en 2015.

La agencia federal especializada en la búsqueda de fugitivos, United States Marshals Service (USMS), ha ofrecido una recompensa de hasta 10 mil dólares por cualquier información que conduzca a la captura de Casey White.

“No intenten acercarse a ninguno de estos individuos, los consideramos peligrosos”, advirtió el lunes uno de los agentes del USMS, Marty Keely.