El ozono nos protege de la radiación ultravioleta del Sol, pero cuando se encuentra en grandes cantidades en la superficie terrestre provoca daños a la salud.

Los altos niveles de ozono presentes en la atmósfera han activado la Fase I de contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) desde la tarde del 2 de mayo, con el fin de mejorar la calidad del aire. 

El ozono es un aliado para protegernos de la radiación ultravioleta del Sol, pero también puede provocar efectos dañinos en la salud. Te presentamos cuál es su origen y en qué momentos llega a ser nocivo.

El ozono como aliado

El ozono es una molécula formada por tres átomos de oxígeno (O3), el cual se encuentra en bajas concentraciones en la atmósfera y resulta indispensable para la vida en la Tierra. 

El 90% de esta sustancia se localiza principalmente en la estratósfera, a más de 20 kilómetros de la superficie terrestre. Forma una capa que detiene la radiación ultravioleta del Sol, la conocida como Capa de Ozono.

Desde los años setenta está comprobado que los compuestos antropogénicos, provenientes de la descomposición térmica de materia orgánica, pueden destruir esta capa, lo que disminuye la protección de la Tierra ante la radiación. 

El ozono y el efecto dañino

El ozono llega a acumularse en grandes concentraciones por la reacción entre óxidos de nitrógeno, compuestos orgánicos volátiles y la luz solar. Dichas sustancias son emitidas principalmente por vehículos, fugas de gas y fábricas, por lo que los mayores volúmenes se presentan en las ciudades.

En caso de que el ozono se encuentre en grandes cantidades en la ZMVM, las autoridades hacen un análisis con el monitoreo de la contaminación ambiental, concentración de contaminantes y el riesgo ecológico que representan para la salud para declarar lo que conocemos como contingencia ambiental.

El periodo en que ocurren estos efectos en la atmósfera generalmente va desde la última semana de febrero hasta las primeras lluvias de junio. El ozono alcanza grandes concentraciones casi todos los días entre las 13:00 y 18:00 horas.

De acuerdo con el gobierno capitalino, las alcaldías más afectadas son las que se ubican al sur, debido a que las sierras de las Cruces y del Ajusco dificultan la dispersión de los contaminantes.

Como contaminante ambiental provoca daños a la salud, sobre todo, irritaciones en el sistema respiratorio que agravan enfermedades crónicas pulmonares. Además reduce la función pulmonar y, con ello, la esperanza de vida, de acuerdo con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

Cuando el ozono se encuentra en grandes cantidades es posible detectar su presencia debido a que los seres humanos suelen presentar ardor en los ojos, irritación en la garganta, dolor de cabeza o reactivación de episodios de asma.