La Guardia Suiza está recaudando 46 millones de dólares estimados para reemplazar el actual cuartel, que cuenta con 150 años de antigüedad.

El nuevo cuartel de la guardia suiza del Vaticano se construirá para acoger a miembros femeninos, si el papa Francisco o sus sucesores permiten que las mujeres se unan a la colorida fuerza de élite.

Funcionarios de la fundación suiza que está recaudando los 45 millones de francos suizos (46 millones de dólares) estimados para reemplazar el actual cuartel de 150 años de antigüedad firmaron el miércoles un memorando de entendimiento con la Secretaría de Estado del Vaticano.

“El proyecto incluye habitaciones individuales con baño privado”, dijo tras la firma Riccardo Boscardin, ejecutivo de la fundación, en el patio del cuartel.

“Hay dos razones. Una es porque el Covid-19 golpeó cuando el proyecto comenzó y la segunda es la posibilidad de integrar a las mujeres en la guardia”, sostuvo Boscardin. “Pero esta decisión no es nuestra, sino exclusivamente del Vaticano y del Papa”, aclaró.

El cuerpo, cuya misión principal es proteger al Sumo Pontífice, ha sido exclusivamente masculino desde su fundación en 1506. Todos los hombres son ciudadanos suizos.

El Papa Francisco, de 85 años, ha nombrado a mujeres para varios puestos de responsabilidad y gestión en la administración del Vaticano y, en marzo de 2022, introdujo una nueva constitución que permitirá a cualquier católico laico bautizado, incluidas las mujeres, dirigir la mayoría de los departamentos del Vaticano.

La Fundación de la Guardia Suiza Pontificia, que apoya financieramente a la guardia, ha recaudado ya 37 millones de francos y necesita reunir 7.5 millones más, dijo Boscardin a la agencia Reuters.