Pachuca.- ¿Te imaginas una cerveza en un garrafón de gasolina?. En Tulancingo, Hidalgo, un negocio decidió crear su propia versión del huachicol, transformándola en un “wachicoldrink”.

En redes sociales comenzó a difundirse la venta de bebidas en un singular envase de garrafón de los que se utilizan para la gasolina.

Según el local cuentan, con diversos tamaños de bidón para servir al menos nueve diferentes bebidas alcohólicas.

Hidalgo se mantiene como la entidad con el mayor número de tomas clandestinas de hidrocarburo en diversos municipios como Tulancingo, Cuatepec, Pachuca, Tula, Tezontepec y Tepetitlán entre otros.