Las mujeres están haciéndose un hueco cada vez más importante en el mundo del deporte y en especial en el universo del motor. En este gran espacio, La Meca sigue siendo la Fórmula 1, un mercado al que muchas niñas y mujeres sueñan con llegar algún día, hecho que todavía parece demasiado lejano. Sin embargo, poco a poco se van dando pasos hacia delante que invitan al optimismo y que acercan un objetivo que hace solo unos años parecía una quimera imposible de imaginar. 

Una de las marcas de Fórmula 1 que más se está involucrando en este aspecto es la que forma el tándem entre Alpine y el Grupo Renault. La casa francesa ha dado pasos hacia delante en las últimas temporada y en este 2022 no quiere perder el ritmo de sus avances. Por ello, acaba de anunciar un fichaje muy especial. Se trata de la llegada de la reconocida y afamada piloto Alice Powell

a llegada de esta estrella de las W Series no se trata de un fichaje para sustituir a corto plazo ni a Fernando Alonso, ni a Esteban Ocon ni a Oscar Piastri. Se trata de un movimiento más importante si cabe, más estructural. El problema de la inclusión de la mujer y de su acceso a la Fórmula 1 no se soluciona a corto plazo, si no que son necesarias políticas que hagan cambiar la idiosincrasia de los equipos y para ello hay que empezar desde la base. Y para eso aterriza Alice Powell en Alpine. 

La piloto británica llega a la factoría francesa para convertirse en la nueva Mentora de Identificación y Desarrollo de Talentos de la Academia de Alpine. Un puesto muy importante y con una responsabilidad enorme en el desarrollo de los nuevos talentos femeninos que vienen pisando fuerte y que sueñan algún día con llegar a la Fórmula 1. 

Alice Powell durante una prueba del WEC Europa Press

La llegada de Alice Powell

Alpine se ha congratulado de anunciar la llegada de esta gran experta del mundo del motor y del pilotaje de alta competición. Se trata de un movimiento muy significativo, ya que Alice pasará a formar parte del equipo directivo de la Academia, teniendo un papel muy importante en la captación de nuevos talentos. Sus funcionas básicamente son reclutar a todas las jóvenes pilotos que destaquen en el mundo con el objetivo de formarlas para que alguna de ellas pueda cumplir su sueño de pilotar en el ‘Gran Circo’, sea en Alpine o en cualquier otro equipo. 

Su espacio de trabajo habitual serán todas las series junior mundiales donde deberá a seguir, junto a su amplio equipo, a todas las pilotos que destaquen por encima del resto. Para ello deberá evaluar su potencial y analizar cómo se podrían integrar tanto en la Academia de Alpine como en los diferentes programas de afiliados que ha iniciado la marca francesa en los últimos años. 

Alice Powell durante una prueba del WEC

Una vez se haya hecho la gran selección, Alice deberá liderar el jurado que decida qué pilotos pueden formar parte de la familia de Alpine y cuáles tendrán que seguir esforzándose para entrar dentro de las elegidas. Aquellos jóvenes talentos que consigan avanzar, pasarán a estar tuteladas deportivamente por la propia Alice, quien se convertirá en su mentora dentro de la casa. Ahí, sus funciones serán las de guiar a las chicas con cuestiones como su preparación física, sus trayectorias profesionales y sus oportunidades dentro del mundo del motor.

El objetivo principal de Alice es conseguir, con el paso del tiempo, que algunas pilotos tengan oportunidades reales de poder luchar en competiciones como la F3, la F2 o la F1 para la marca gala. O, en su defecto, en otros equipos con contratos relacionados con la pertenencia a la academia francesa. 

Alice Powell trabajando junto a la piloto de Alpine Abbi Pulling Alpine F1 Team

El reto de la Fórmula 1

Alice Powell y Alpine se han embarcado en este proyecto juntos con ese objetivo. Para ellos sería un honor conseguir ser recordados por ser los primeros en introducir de manera real a las mujeres en el universo del pilotaje de la Fórmula 1. Sea en el equipo galo o no, que una piloto desarrollada en la Academia llegase a ocupar un puesto en la parrilla próximamente, sería un logro histórico.

Además, hay que recordar que la F1 cada vez se está abriendo más a la llegada de nuevos talentos a pesar de la inexperiencia. En los últimos años se han producido los casos de pilotos como George RussellLando NorrisMick SchumacherGuanyu Zhou o Yuki Tsunoda. El próximo en unirse a esa lista podría ser el también piloto de Alpine, Oscar Piastri. Si apostar por los jóvenes no es un problema, tampoco debería serlo el sexo de estos talentos en crecimiento. 

Abbi Pulling, joven piloto de la Academia de Alpine

De momento, se podría decir que Alice no es nueva en este trabajo de conseguir algunas pequeñas victorias para la mujer dentro de la Fórmula 1. Antes incluso de que se hiciera oficial su llegada a Alpine, Alice ya ejercía como instructora de una joven talentosa que está creciendo bajo el amparo de la marca del rombo. Se trata de Abbi Pulling.

La relación entre ellas es muy especial, ya que Abbi también es piloto de las W Series, pero al contrario que Alice, está empezando en esto de la élite. En la pista son rivales, pero fuera de ellas son amigas y además forman equipo. Ahora, su unión está respaldada por el apoyo de Alpine como gran marca. 

Abbi se unió a principios de este año a uno de los programas de afiliados de Alpine y ahí es donde cuenta con las directrices de Alice. Tras finalizar su primera temporada en las W Series en séptima posición y conseguir su primer podio en la categoría, este mes de marzo se convirtió en una de las primeras mujeres, junto a Aseel Al Hamad, que pilotaba un Fórmula 1 en un país hostil como es Arabia Saudí. Otro gesto de Alpine como apoyo al deporte femenino. Abbi se puso a los mandos de un E20 de motor V8 con el que pudo lucirse durante unas vueltas. 

La joven piloto que ya forma parte de la factoría Alpine se ha mostrado emocionada por tener todavía una mayor conexión con Alice: “Estoy muy contenta de trabajar estrechamente con Alice. El programa de afiliación ya me ha resultado muy beneficioso. Recientemente he conducido por primera vez un coche de Fórmula 1 y he disfrutado de otras experiencias en pista antes de mi campaña en las W Series gracias al programa de afiliados. Es un entorno de gran apoyo que también me resulta muy útil para mostrar a otras mujeres jóvenes que las oportunidades en el automovilismo están ahí, sólo hay que tener el impulso y la motivación para aprovecharlas”.Abbi Pulling, joven piloto de la Academia de Alpine

Abbi Pulling, joven piloto de la Academia de Alpine David Vicente / Alpine

El valor seguro de Alice

A pesar de su juventud, Alice Powell se ha convertido en toda una institución del automovilismo femenino con solo 29 años. Este paso de unirse de manera formal a una marca como Alpine supone un momento clave en su carrera, ya que tendrá que compaginar su puesto de piloto en el equipo Bristol Street Motors de las W Series que arrancan este fin de semana en Miami con las labores de gestión de la sección femenina de la Academia. 

Sin embargo, Alice conoce perfectamente el universo en el que se va a adentrar. La británica nació en 1993 curiosamente en Chipping Norton, a menos de 8 kilómetros de donde se encuentra la gran fábrica de Renault en Enstone. Powell está acostumbrada a eso de hacer historia. En el año 2009, se convirtió en la piloto más joven de todos los tiempos en participar en el Campeonato de Fórmula Renault del Reino Unido y solo un año más tarde, se convirtió en la primera fémina capaz de ganar una prueba de este prestigioso certamen 

Además, ha participado desde su creación en las W Series, competición de la que ha sido gran impulsora. El año pasado rozó el título al terminar segunda en la clasificación, alargando la lucha por la corona con Jamie Chadwickhasta la última carrera, al más puro estilo Hamilton – Verstappen. Sumó tres victorias y cinco podios más a su excelente palmarés. 

Ahora llega a Alpine para cumplir otro sueño y contribuir un poco más a su gran causa: “Estoy encantada de unirme al equipo. Cada vez hay más oportunidades para las mujeres en el automovilismo, pero los pilotos en ciernes a menudo carecen de orientación y experiencia en los primeros momentos de su carrera. La Academia Alpine es un trampolín muy útil para todos los pilotos. Proporciona una sensación de credibilidad y tiene un lugar definido en la escalera del automovilismo. La tutoría es muy importante. Tenemos que cambiar la mentalidad de las mujeres jóvenes de que estas oportunidades existen, pero también darles la resiliencia necesaria para alcanzarlas y cogerlas con las dos manos”. 

Alice se muestra muy feliz al contar con el apoyo de toda la estructura de Alpine y en especial de Julian Rouse, director de la Academia: “Estamos comprometidos con el desarrollo de nuestra cantera de talentos y con la llegada de más pilotos a la F1. A través de este programa queremos asegurarnos de que las mujeres tengan las mismas oportunidades de hacerlo. Alice será un gran activo para el equipo a medida que avancemos en nuestro programa de Academia y Afiliación. Su función de identificar a los jóvenes pilotos, especialmente a las mujeres, y de guiarlos gracias a su amplia experiencia es increíblemente útil y tranquilizadora para los potenciales talentos emergentes que estamos viendo ahora”. Parece que algo está cambiando en la Fórmula 1.