• Especialista llama a extremar medidas de prevención para  evitar complicaciones en estos dos grupos de edad

El golpe de calor y la insolación se asocian a distintos fenómenos meteorológicos que producen un incremento de la temperatura, que alcanza en ocasiones niveles superiores a los 40 grados centígrados en algunas partes del país, por lo que se debe evitar realizar actividades al aire libre entre las 11:00 am y las 16:00 horas.

El coordinador de Información y Análisis Estratégico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Nayarit, Jesús Gómez Almaraz                                                                                                                            informó que el golpe de calor y la insolación se presentan cuando la temperatura corporal se incrementa y es incapaz de disipar el cúmulo de calor corporal.

“La sudoración permite eliminar calor en forma de gotas de agua o iones (cloro y sodio sobre todo) y estabilizar los 36º C de temperatura interna, frente a las altas temperaturas externas. La respiración, por eliminación de vapor de agua, sirve también para esta función reguladora”, explicó el médico.

El doctor Gómez Almaraz advirtió que no obstante que todas las personas pueden sentir los efectos del sol o del calor, el grupo de edad más expuestos al golpe de calor es el de los niños -sobre todo los más pequeños- y los ancianos, quienes son muy sensibles a sufrir daños por esta causa.

Insistió que los síntomas que identifican estas enfermedades se relacionan con  sudoración por exposición continua al calor que no puede ser controlada por los sistemas de refrigeración del organismo (dilatación de los vasos sanguíneos superficiales, sudoración y respiración), y se produce una situación de desajuste térmico conocida como golpe de calor.

“Ante complicaciones por estos dos padecimientos, se debe trasladar a la persona con golpe de calor o insolación a un lugar fresco y fuera del alcance del sol. Así mismo, si la persona tiene síntomas leves puede ser de gran utilidad aplicar compresas frías en la zona de la cabeza, cuello, tórax, brazos y muslos en un intento de bajar la temperatura interna del cuerpo” recomendó.

El especialista reiteró la importancia de administrar líquidos, ya que es vital en estas situaciones. Si la persona está consciente, debe tomar agua, preferentemente Vida Suero Oral u otros preparados con carga iónica (bebidas tonificantes deportivas), ya que no sólo cubren las deficiencias de agua, sino que aportan iones y azúcares que pueden corregir la acidosis metabólica que es provocada  por el exceso de temperatura.

Finalmente, hizo un llamado a continuar con las medidas básicas preventivas sanitarias ante el COVID-19 como uso de cubre bocas y gel antibacterial con alcohol al 70 por ciento de concentración, así como mantener la sana distancia.