• La quimioterapia puede causar molestias como la hipersensibilidad en la piel y el entumecimiento de las extremidades
  • Cuando esta neuropatía afecta a la calidad de vida del paciente se suele reducir, o incluso suspender, el tratamiento

Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en colaboración con la Universidad Miguel Hernández y la empresa ‘spin off’ del CSIC Alodia Farmacéutica, ha desarrollado dos cremas para manos y pies -ya disponibles en las farmacias- que calman la hipersensibilidad cutánea en los pacientes oncológicos.

La quimioterapia lleva asociado un alto riesgo de complicaciones neurológicas y motoras caracterizadas por la hipersensibilidad mecánica y al frío y el entumecimiento de manos y pies. Es lo que se conoce como neuropatía periférica inducida por quimioterapia (CIPN, por sus siglas en inglés), que afecta a aproximadamente un tercio de los pacientes tratados con dosis estándar de quimioterápicos y casi a la totalidad de los que reciben dosis altas.

“En estos pacientes, la funcionalidad del sistema nervioso periférico está deteriorada y, cuando esta neuropatía periférica afecta a la calidad de vida del paciente, se suele proceder a la reducción e, incluso, a la suspensión del tratamiento quimioterápico”, explica la investigadora Rosario González-Muñiz, del Instituto de Química Médica (IQM-CSIC).

En general, los mecanismos moleculares de la CIPNse asocian a la alteración del tráfico de calcio en las neuronas. En el sistema nervioso periférico este tráfico está regulado, entre otros, por receptores de potencial transitorio (TRP), como los subtipos vainilloide tipo 1 (TRPV1) y melastatina tipo 8 (TRPM8).

“Por lo tanto, la modulación de estos canales podría suponer un avance para aliviar el sufrimiento de los pacientes oncológicos con neuropatía periférica“, explica González-Muñiz. La investigadora del CSIC colabora desde hace años con el grupo de Antonio Ferrer en la Universidad Miguel Hernández (UHM) de Elche.

Los científicos han trabajado en la inhibición de la entrada de calcio a través de los canales iónicos TRPM8, sensibles a temperaturas bajas, que se encuentran principalmente en neuronas sensoriales primarias de la piel. “Lo primero que hicimos fue identificar una familia de moléculas orgánicas pequeñas, tipo fármaco, eficaces y selectivas frente a otros canales TRP. A través de financiación de la Comunidad de Madrid y en estrecha colaboración con Alodia Farmacéutica, hemos iniciado el desarrollo farmacéutico de estas moléculas para el tratamiento tópico de la neuropatía periférica”, destaca González-Muñiz.

Un cosmético para ayudar a los pacientes

Al principio, Alodia Farmacéutica impulsó el desarrollo de una de esas moléculas aisladas como ingrediente neurocosmético. Los ensayos de seguridad indicaron que la molécula seleccionada en su forma pura no era irritante ni mutagénica, lo que permitió su registro como ingrediente cosmético y se formularon dos preparados cosméticos para manos y pies que, tras superar los estudios de absorción dérmica, estabilidad térmica y eficacia del conservante para prevenir contaminaciones bacterianas, pasaron a comercializarse en las farmacias.

Los investigadores de los equipos del IQM-CSIC y la UMH continúan con la optimización de esta serie de moléculas para incrementar su grado de eficacia en canales TRPM8 y conseguir propiedades mejoradas para su uso tópico, que permitan seleccionar los mejores candidatos clínicos.