La secretaria de salud del estado señaló que se está monitoreando el avance de esta alerta que se ha emitido a nivel internacional

DANIELA GARCÍA

NACIONAL·

Nuevo León evalúa cuatro posibles casos de hepatitis infantil en la entidad, esto en menores de 16 años que registran incremento en las enzimas hepáticas, reveló la Secretaría de Salud.

Los menores se encuentran siendo evaluados en hospitales tanto públicos como privados, y de acuerdo a información de la autoridad son menores de diferentes edades y en condiciones estables.

Alma Rosa Marroquín, secretaria de Salud en el estado señaló en rueda de prensa que están monitoreando el avance de esta  alerta que se ha emitido a nivel internacional sobre hepatitis aguda infantil y reveló que existen cuatro casos actualmente de hepatitis que se tienen registrados en el estado actualmente.

En un comunicado emitido por la autoridad, se precisó que se procedió a recabar la información necesaria para enviar las muestras al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica para su estudio y evaluar las causas de los síntomas de los menores. 

Se comprometió también a informar oportunamente los resultados de las muestras, pero se pidió a la población a permanecer tranquila y atender las recomendaciones de salud.  

Durante la conferencia de prensa de este jueves, la Secretaria de Salud habló sobre la alerta a nivel internacional por el brote de casos de hepatitis aguda en niñas y niños en países como Reino UnidoEspañaEstados Unidos Bélgica, así como en otros países.

Y pidió a las familiares del estado a estar al pendiente de cualquier síntoma en los menores, señalando síntomas como dolor abdominal, vómito y piel y mucosas amarillas. 

“Si estamos identificando estos signos o síntomas en nuestros hijos, tenemos que llevarlos para que un médico pueda evaluarlos y determinar si se trata o no de una hepatitis, y pueda ser referida a un centro especializado”, insistió. 

Marroquín emitió una serie de recomendaciones para evitar esta enfermedad, como lavar y desinfectar manos frecuentemente, cubrirse nariz y boca al estornudar y toser, evitar compartir alimentos, bebidas y cubiertos, así como limpiar y desinfectar juguetes y superficies de uso común, espacios donde se han encontrado una persona enferma. 

También consumir agua potable, y lavar y desinfectar alimentos antes de prepararlos.