Las adhesiones de algunos jefes de gobierno latinoamericanos a la postura mexicana de condenar la exclusión de algunos países de participar en la Cumbre de las Américas no deben interpretarse como un boicot al encuentro que se realizará en Los Ángeles, consideró el presidente Andrés Manuel López Obrador. Tras calificar a su homologo Joe Biden de responsable, consideró que él tiene claro que en democracia pueden ocurrir las discrepancias y existe el derecho a disentir.

Abordó nuevamente –a pregunta expresa– los preparativos de la cumbre, reiterando su postura que considera incorrecta la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela, pues nadie tiene derecho a hablar en nombre de toda América. Somos países independientes, libres, soberanos, nos regimos no por mandatos de hegemonías de países extranjeros, nos conducimos de conformidad con nuestros procesos históricos que en todos los casos están plasmados en las constituciones de los pueblos.

–Argentina, Ecuador, Honduras, Bolivia han dicho que también adoptarían una posición como la suya. ¿No teme que esto pudiera ser visto como una especie de boicot?

–No. Siempre he dicho que hemos recibido un trato muy respetuoso del presidente Biden. Sin que yo hable de independencia y de soberanía, él siempre menciona que nuestro trato se da a partir de un pie de igualdad.