Uvalde, una pequeña localidad de Texas, cerca de la frontera con México, está de luto después de que el adolescente Salvador Ramos matara a 19 niños y dos maestros en la escuela primaria Robb. Los padres, amigos y familiares de los menores asesinados los despiden. 

Con los mensajes de familiares destrozados por las pérdidas, los nombres de algunos de los niños asesinados comenzaron a conocerse, la mayoría de origen latino: Ellie García, Jayce Carmelo Luevanos, Uziyah García.

“Mi amorcito ahora vuela alto con los ángeles allá arriba”, publicó en redes sociales Ángel Garza, cuya hija Amerie Jo Garza acababa de celebrar su décimo cumpleaños. “Te amo Amerie jo”, escribió. “Nunca volveré a ser feliz ni completo”.

Más de una docena de niños también resultaron heridos en el ataque a la escuela, que tiene más de 500 estudiantes de entre siete y 10 años, en su mayoría hispanos y económicamente desfavorecidos.

El primer alumno en ser identificado públicamente por su familia fue Xavier López, de 10 años. El niño y su madre habían estado juntos durante una ceremonia de entrega de premios en la escuela en la mañana del martes, justo unas horas antes de que se produjese el tiroteo.

Fue precisamente la madre del pequeño, Felicha Martínez, quien confirmó su muerte al diario Washington Post, y describió a su hijo como un niño divertido, que jamás estaba serio y cuya sonrisa nunca podrá olvidar. Otras víctimas identificadas hasta ahora son Rojelio Torres y las primas Jackie Cazares y Annabelle Rodríguez; de 10 años los tres. 

Ellie García iba a hacer de DJ en su fiesta

“Nuestra Ellie era una muñeca”, dijo su padre, Steven García, en Facebook. “Era la más feliz del mundo…”

“¡Iba a hacer de DJ para ella en su fiesta como me pidió!”, aseguró en una publicación. “Mamá y papá te aman, nunca lo olvides y por favor trata de quedarte a nuestro lado, Amor”, agregó.

La madre de Ellie, Jennifer Lugo, también publicó muchas fotos de su hija en las redes sociales. “Tengo el corazón roto”, escribió, junto a una foto de Ellie, con un lazo blanco en el pelo y una gran sonrisa en su primera comunión el año pasado. “¡Te extraño, mi bebé!”, dijo Lugo.

Xavier López, el bailarín

A Xavier López, de 10 años, “le encantaba bailar”, dijo su tío Benito Martínez a Fox News el martes por la noche.

¡Imagínense! Hasta bailaba lleno de sudor, no le importaba”, contó sobre el pequeño de cabello oscuro. “El domingo pasado estuvo en el cumpleaños de mi hija”, recordó. “Y estaba bailando”.

Eva Mireles, una maestra de cuarto grado, fue asesinada a tiros mientras intentaba proteger a sus alumnos, dijo su tía Lydia Martínez Delgado al diario The New York Times. Contó que Mireles estaba orgullosa de enseñar a niños de ascendencia latina.

Una prima de Mireles, Ambar Ybarra, la llamó heroína. “Cocinaba increíble. Su risa era contagiosa y la vamos a extrañar”, dijo Ybarra al programa “Today” de NBC. “Ponía su corazón en todo lo que hacía”.

La otra maestra fallecida es Irma García, según indicó al canal televisivo NBC su hijo, Christian García. La profesora llevaba 23 años ejerciendo de docente en el centro escolar y, según la versión de su hijo, se erigió en escudo humano para proteger a sus estudiantes durante el tiroteo.

García, casada y con cuatro hijos, fue finalista en 2019 junto a otros 18 profesores del área de San Antonio (Texas) del premio de la Universidad Trinity a la excelencia en la enseñanza.

En 2022, en Estados Unidos ha habido más tiroteos masivos (en los que cuatro o más personas resultaron heridas o muertas) que días en lo que va del año, según la ONG Gun Violence Archive, que registró 213 incidentes de este tipo.