La veterana tenista rumana Irina-Camelia Begu (número 63) tuvo suerte de no ser descalificada este jueves en partido de Roland Garros contra la rusa Ekaterina Alexandrova (número 31) después de que lanzara su raqueta contra el suelo y saliese rebotada hacia las gradas, estando cerca de impactar contra un niño.

Frustrada por verse abajo 2-0 en el marcador en el tercer set, la rumana, 31 años, lanzó su raqueta contra el suelo cuando se retiraba a descansar a su silla. Tras impactar en el suelo, la raqueta salió rebotada y estuvo a punto de golpear a un niño presente en las primeras filas de las gradas.

Del susto, el pequeño rompió a llorar y tuvo que ser consolado por sus padres. Begu también se interesó por él y pidió disculpas, aunque eso no le sirvió para ahorrarse el abucheo del público de la pista 13 ante un nuevo gesto de cólera de un tenista en el circuito. El video de la escena rápidamente se viralizó en las redes sociales.

El supervisor del torneo acudió a la pista, pero tras ver que el incidente no tuvo mayores consecuencias, la tenista solo recibió un ‘warning’ (advertencia) y acabó ganando el partido por 6-7 (3/7), 6-3 y 6-4.

“Me gustaría disculparme por este incidente. Nunca en mi carrera hice algo así. Fue un momento embarazoso. Lancé la raqueta contra el suelo y no pensé que fuera a rebotar de esa manera. Repito, lo siento y no quiero hablar más de ello”, declaró la rumana en conferencia de prensa.