El conjunto merengue desfiló por las calles de la capital española para celebrar con sus seguidores la obtención de la decimocuarta Liga de Campeones de Europa

El Real Madrid se dio un baño de multitudes este domingo para celebrar su decimocuarta Champions League, culminado con un espectáculo de luz y sonido en el estadio Santiago Bernabéu, tras un recorrido por las calles de la capital española.

La fiesta en el feudo madridista fue la guinda a una tarde de celebraciones presididas por la Copa de Europa, que el capitán Marcelo portó en el Bernabéu.

El brasileño, que acaba contrato, se mostró visiblemente emocionado ante un estadio lleno que coreaba su nombre y tendía los brazos hacia él como rindiéndole pleitesía.

“Es un momento maravilloso de mi vida. Cierro un ciclo aquí, en el mejor club del mundo. Es también un momento de alegría porque hemos ganado una vez más el mejor campeonato del mundo”, afirmó Marcelo.

El brasileño acabo abrazado y vitoreado por todos sus compañeros, antes de cantar todos juntos el himno del Real Madrid y dar una vuelta de honor.

Los gritos de “así, así gana el Madrid” y “campeones” acompañaron las evoluciones del conjunto merengue, para cerrar las celebraciones que habían empezado con un recorrido por las calles de Madrid en medio de los miles de aficionados que saludaban el paso del autobús descubierto del equipo.

Desde el ayuntamiento, los jugadores se dirigieron a la fuente de Cibeles, el emblemático lugar de celebración de los madridistas, donde decenas de miles de personas recibieron a los jugadores.

Marcelo se encargó, como manda la tradición, de poner una bandera y una bufanda la diosa, ante el delirio de los miles de madridistas. El brasileño levantó por última como merengue la Copa de Europa sobre la Cibeles.