La Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo detalló que los presos fueron trasladados por su alta peligrosidad.

La Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo realizó el traslado de 121 presos, quienes se encontraban en penales estatales y que por su peligrosidad fueron canalizados a Centros Federales de Reinserción Social (Cerefesos).

Entre los trasladados se encuentra “El Michoacano”, líder delincuencial que el 1 de diciembre del año pasado se evadió del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Tula en una fuga en la que se hicieron estallar dos autos bomba, además de un enfrentamiento a tiros contra personal policial en el que además se usaron camionetas con blindaje.

De esa fuga otros ocho presos se evadieron del Cereso de Tula, en el caso de “El Michoacano”, éste y su hermano fueron reaprehendidos el pasado 18 de abril.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Estatal, en total fueron 106 hombres y 15 mujeres que se encontraban bajo prisión en los municipios de Actopan, Apan, Huichapan, Pachuca, Jaltocán, Tula y Tulancingo, quienes se encuentran relacionadas “con hechos que atentan contra la seguridad de los centros penitenciarios de Hidalgo, que se han evadido de penales o que buscaban promover el autogobierno a través de la intimidación y control de la población penitenciaria”.

Los traslados fueron desarrollados en seis etapas y mediante operativos coordinados entre la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana federal, el Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, Guardia Nacional, la Agencia de Seguridad del Estado, C5i Hidalgo y la Subsecretaría de Reinserción Social de la entidad.

Los Centros Federales de Reinserción Social de destino están ubicados en los estados de Veracruz, Nayarit, Guanajuato, Oaxaca, Durango, Chiapas, Morelos y Coahuila.