Ya hay veredicto. Los siete miembros del jurado popular han alcanzado una decisión en el juicio más mediático de los últimos años, el que enfrenta al actor Johnny Depp con la que fue su mujer, Amber Heard. Lo que se juzga es si ha habido difamación, por más que en el juicio haya habido acusaciones de maltrato, agresión física y psicológica e incluso violación. La sentencia es recurrible y el proceso puede alargarse años hasta que haya una resolución firme. El veredicto se dará a conocer a las 15.00, hora de la costa este de Estados Unidos, donde se halla el juzgado de Fairfax (Virginia). Serán las 21.00, hora peninsular española.

El jurado empezó sus deliberaciones el pasado viernes. Al abandonar las sesiones, en especial los fines de semana, la juez Penney Azcarate les advertía de que no podían hablar del caso con nadie, ni familiares y amigos, ni tampoco podían seguir las noticias, opiniones y comentarios que se han venido multiplicando en prensa, radio, televisión y redes sociales.

El juicio se ha extendido a lo largo de mes y medio de sesiones maratonianas en el juzgado de Fairfax (Virginia), la localidad donde tiene sus rotativas The Washington Post, el periódico donde se publicó el artículo que dio origen a todo el proceso. Depp presentó una demanda en la que pedía 50 millones de dólares (unos 47 millones de euros, al cambio actual) de indemnización. Por su parte, Amber Heard contraatacó y presentó otra demanda en la que reclamaba 100 millones de dólares a Depp, aunque su abogada ha admitido que esa cifra no era realista y que lo que querían era lanzar un mensaje.

El juicio, retransmitido en directo por numerosos medios en Estados Unidos, ha generado una gran expectación. El público podía acudir a la sala donde se celebraban las vistas, pero solo había capacidad para unas 100 personas. Las colas han sido cada vez mayores y en la última semana de juicio mucha gente se quedaba a dormir en la puerta del juzgado para asegurarse su plaza.

Las sesiones han desnudado ante el mundo la intimidad de la pareja de estrellas de Hollywood en una relación envenenada. La dos versiones de la misma historia presentadas al jurado eran completamente opuestas.

Campaña contra Heard en las redes

Entre el público que acudía al exterior del juzgado, el apoyo a Johnny Depp era predominante. Algunos de sus seguidores se disfrazaban de piratas y le jaleaban a la entrada y a la salida. Amber Heard ha tenido mucho menos apoyo, ha sido abucheada en ocasiones y ha sido víctima de acoso en las redes sociales, con etiquetas humillantes y mensajes negativos constantes, según se encargó de poner de manifiesto un perito contratado por la defensa de la propia actriz.

Las cosas más íntimas, vergonzosas y profundamente humillantes a las que he sobrevivido se utilizan contra mí todos los días, una y otra vez. Es una tortura. Estoy sufriendo mucho emocionalmente. Tengo un bebé. Quiero seguir adelante. Quiero que Johnny siga adelante también. Quiero que me deje en paz”, dijo la actriz en una sesión del juicio. Seguir adelante era también lo que reclamaba la defensa del actor: “Les pedimos que le devuelvan su vida diciéndole al mundo que el señor Depp no era el maltratador, sino que lo era la señora Heard y que la hagan responsable de su mentira”, dijo su abogada Camille Vasquez.

En la jornada de conclusiones, los abogados de Johnny Depp plantearon al jurado decidir sobre la credibilidad en general del actor y la actriz. Reclamaban un análisis de conjunto, que concluyeran que Heard era la verdadera maltratadora que había “representado el papel de su vida” mintiendo sobre los abusos.

Los abogados de Heard, por su parte, apelaron a la libertad de expresión consagrada en la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos. Su argumento fue que incluso aunque el jurado considerara que el relato de agresiones sexuales, de violación y de maltrato físico no era real, bastaría un abuso psicológico o financiero para dar por ganadora a Heard por su derecho a la libertad de expresión.

Las seis frases sometidas a juicio

La demanda cruzada por difamación se centraba en estas seis afirmaciones, sobre las que se ha pronunciado el jurado, tres de Amber Heard que Johnny Depp consideraba difamatorias y tres de un antiguo abogado de Depp, que la actriz consideraba que hablaba en nombre de su cliente y de forma difamatoria.

Afirmaciones de Amber Heard en un artículo publicado por su exmujer en The Washington Post el 18 de diciembre de 2018:

—”Hablé contra la violencia sexual y me enfrenté a la ira de nuestra cultura. Eso tiene que cambiar”.

—“Luego, hace dos años, me convertí en una figura pública que representaba el abuso doméstico, y sentí toda la fuerza de la ira de nuestra cultura hacia las mujeres que hablan”.

—”Tuve la rara ventaja de ver, en tiempo real, cómo las instituciones protegen a los hombres acusados de abusos”.

Afirmaciones de Adam Waldman, abogado de Johnny Depp:

—“Amber Heard y sus amigos en los medios de comunicación utilizan las falsas acusaciones de violencia sexual como una espada y como un escudo, dependiendo de sus necesidades. Han seleccionado algunos de sus ‘hechos’ de violencia sexual como la espada, lanzándola al público y al señor Depp”. (The Daily Mail, 8 de abril de 2020).

—“Simplemente, esto fue una emboscada, un engaño. Le tendieron una trampa al señor Depp llamando a la policía, pero el primer intento no dio resultado. Los agentes acudieron a los áticos, los registraron y entrevistaron a fondo, y se marcharon después de no ver ningún daño en la cara ni en la propiedad. Así que Amber y sus amigos derramaron un poco de vino y desordenaron el sitio, aclararon sus historias bajo la dirección de un abogado y un publicista, y luego hicieron una segunda llamada al 911″. (The Daily Mail, 27 de abril de 2020).

—“Hemos llegado al principio del fin del bulo de abusos lanzado por la señora Heard contra Johnny Depp”. (The Daily Mail, 27 de abril de 2020).