Celtics y Warriors, dos de las franquicias fundadoras de la liga hace 76 años, se miden en busca del título

El anhelo de los Celtics por volver a ser el máximo ganador de títu­los de la NBA en solitario pasa por desafiar a la más reciente dinastía: los Warriors.

Dos de las escuadras fundadoras de la liga aquel 6 de junio de 1946 comienzan a partir de hoy a escribir otro capítulo en busca de un nuevo monarca en la tan celebrada cam­paña 75 de la NBA. Boston aspira a su decimoctavo cetro para romper la paridad con Lakers desde 2020, con el que sería su primer título desde 2008; Golden State es la organización más ganadora de la última década, al disputar su sex­ta serie en ocho años en busca de su cuarto título durante este lapso y el séptimo en la historia, la que comenzaron como el primer mo­narca de la liga en 1947, cuando jugaban en Filadelfia.

Los Warriors apuestan por el núcleo de veteranos con el que labraron su éxito en estos años con Stephen Curry, Klay Thomp­son y Draymond Green, artífices de los más recientes tres títulos en una campaña libre de lesiones en la que volvieron a lucir como una poderosa ofensiva.

Del lado de Boston, la juventud es lo que inyecta su ímpetu con el primer viaje en 12 años a una se­rie por el título tras la derrota que sufrieron en 2010 ante Lakers. El delantero Jayson Tatum y el guar­dia Jaylen Brown sobresalen de la plantilla, que luce como un reto para el ataque de Warriors al sobresalir en los aspectos defensivos.

Desde el banquillo, Ime Udoka vislumbra un nuevo hito en la his­toria de los Celtics de conquistar el título en su primera temporada como entrenador. Mientras que, del otro lado, Steve Kerr consumó ese mismo logro en su primer año con los Warriors en la campaña de 2014-2015, con la que comenzaron a convertirse en una dinastía.