El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió al gobierno de Estados Unidos acelerar el proceso para resolver el caso del exsecretario de Seguridad Pública Genaro García Luna, quien fue detenido en diciembre de 2019, acusado de cinco delitos por conspiración y tráfico de drogas, proyecto criminal continuado y falsear declaraciones. “Acaban de resolver sobre una denuncia muy publicitada, que la señora acusaba de maltrato, ya resolvieron los jueces, todo el proceso tardó seis meses, el proceso judicial y lo de García Luna ya lleva años. Está rarísimo. ¿Qué no tienen información? ¿Por qué tanto tiempo?”, planteó el presidente.

El caso al que se refirió el presidente es el de Johnny Depp y Amber Heard. Este miércoles el jurado falló a favor del actor luego de que fuera demandado por su exesposa, quien lo acusó de abuso. Se estableció que se le otorgará una indemización de 15 millones de dólares. El presidente dijo que las autoridades de Estados Unidos ya deben resolver sobre las acusaciones en contra del secretario de seguridad durante el gobierno de Felipe Calderón. “El gobierno de Estados Unidos debe resolver sobre esto”, dijo el mandatario federal. García Luna fue detenido a finales de 2019 en Dallas, Texas, acusado de recibir sobornos del Cártel de Sinaloa, mientras era secretario de Seguridad. Fue recluido en el Centro de Detención Metropolitano de Brooklyn, Nueva York. Su proceso ha sido aplazado en al menos seis ocasiones, primero fue por la pandemia de covid-19 y luego por la ampliación de la carpeta de investigación de los fiscales de Estados Unidos. El presidente López Obrador aclaró que ninguno de los expresidentes son sus enemigos, pero sí sus adversarios, con quienes tiene claras diferencias.

Aunque ha sido criticado por haber saludado a la madre del narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera, aseveró que lo volvería a hacer. “Si encuentro una persona mayor como la mamá de Guzmán Loera, la saludo, y no tengo ningún problema de conciencia, eso también es muy importante, ese es el principal tribunal”, destacó. Debido a que en sus giras de trabajo suele tomarse fotografías con los ciudadanos que se lo piden, el presidente reconoció que tal vez ya se haya retratado con gente que tiene problemas con la ley. “Imagínense cuántas fotos tengo yo con gente que está metida en cuestiones ilegales o ya está en la cárcel, no exagero, pero debo ser de los más fotografiados, donde quiera que voy, ¡foto!, ¡foto!, ¡foto!”, comentó.