El presidente López Obrador dijo que las declaraciones de Muñoz Ledo y Labastida son producto de “la nostalgia y la edad”; “estoy en paz con mi conciencia”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que las acusaciones en su contra por presuntos vínculos con el narcotráfico son “corrientes, vulgares, y carecen de fundamento”.

En la rueda de prensa matutina en Palacio Nacional, López Obrador dijo que lo dicho por Porfirio Muñoz Ledo y Francisco Labastida sobre un presunto vínculo de él y su gobierno con grupos del crimen organizado es temerario y carece de pruebas.

“Es realmente muy corriente, muy vulgar todo esto. Lo lamento porque, por ejemplo, el licenciado Muñoz Ledo, me conoce muy bien y se atreve a sostener que el gobierno tiene vínculos con el narcotráfico.

“Es un juicio sin fundamento, temerario. El señor (Francisco) Labastida, lo mismo, sin ninguna prueba”, expuso López Obrador.

Consideró que las declaraciones de ambos son producto de “la nostalgia” y de “la edad” de Muñoz Ledo y Labastida, además de ser declaraciones que se vierten al calor de la contienda electoral en curso en seis estados del país.

El titular del Ejecutivo llamó a que si se cuenta con pruebas de que tiene alguna relación con el crimen organizado se presenten públicamente y se deslinden responsabilidades.

“Si tienen pruebas que las presenten, que dejen de calumniar, es muy lamentable, vulgar, bajo, pero tampoco crean que me preocupa mucho, en primerísimo lugar porque estoy en paz con mi conciencia.

“Y en segundo lugar porque es completamente falso. Yo no establezco relaciones de complicidad con nadie”, recalcó el titular del Ejecutivo.

Relató que en los años noventa, Labastida lo invitó a cenar en varias ocasiones para tratar de convencerlo de que el PRD aprobara el rescate de bancos, conocido como Fobaproa.