El incidente ocurrió durante una misa en la que varios niños de la comunidad realizaban su primera comunión.

Un video muestra el momento en el que un sacerdote en estado de ebriedad eructa mientras ofrece misa; luego de que las imágenes se volvieron virales el padre presentó su renuncia.

Un sacerdote de nombre Juan Rubio Fernández pidió su renuncia tras la difusión de un video en donde se le ve ofreciendo misa en estado inconveniente, y eructando después de beber del cádiz.

Este suceso tuvo lugar en la parroquia Nuestra Señora de la Consolación, que se ubica en el municipio de Jaén, en España, durante una misa en la que varios niños de la comunidad estaban realizando su primera comunión.

De acuerdo a los cibernautas y a algunos feligreses que estuvieron en la iglesia, todo ocurrió porque el párroco se encontraba tomado.

Debido a que el video se difundió en TikTok y de inmediato se volvió viral, Rubio Fernández renunció a su cargo y pidió disculpas por medio de un comunicado de su arquidiócesis. En el documento aceptó que desde hace años tiene un problema de alcoholismo y que buscará tratar su adicción.

“Pido disculpas por el escándalo que este hecho haya podido causar, tanto a la feligresía de la parroquia a la que sirvo, como al Pueblo de Dios que haya podido verse ofendido por las imágenes que se han difundido.

(…) Muestro mi decisión firme de ponerme en manos de profesionales que puedan ayudarme a superar la situación personal en la que me encuentro, confiando en que pueda restablecerse lo antes posible”

El sacerdote además era conocido por ser un reconocido miembro de la sociedad y exdirector de una revista, por lo que esta confesión ha tomado de sorpresa a toda la comunidad. Por su parte el obispo de Jaén aceptó la renuncia.